China se convierte en un mercado potencial para el ganado equino

Una de las potencias más emergentes en la actualidad en el mundo, China, ha puesto sus miras en el ganado equino, concretamente en los caballos de Pura Raza Española y se ha convertido en un mercado potencial para los profesionales de toda la geografía nacional, aspecto refrendado por la próxima construcción del Centro Ecuestre más grande del mundo en Pekín.
Chema Díez

Pese a que la compra-venta de este tipo de ganado se reduce a un grupo reducido de profesionales, el sector abre sus miras a nuevos mercados como el chino, con enormes posibilidades por la gran demanda que puede existir, y también a zonas de América del Norte y Europa, que saben apreciar este tipo de animales de Pura Raza Española.Así lo señaló la presidenta de la Asociación de Criadores de Caballos de P. R. E. de Castilla y León (Cescale), Isabel Aguilar, quien apuntó además que en la actualidad y debido a la crisis económica, “estos países pueden importar animales de Pura Raza a un precio más bajo aunque tengan más movimiento que el existente en España”.

Sector en horas bajas
Por su parte, la situación actual del ganado caballar no es muy diferente al resto de sectores ganaderos, pero es más caro de mantener que el resto porque se trata en ocasiones de animales con mayor precio en el mercado y según está el precio del pienso en la actualidad, a muchos ganaderos no les merece la pena.

En lo que se refiere a la asociación, en Castilla y León existen entre 120 y 130 ganadería dedicadas a los caballos de P. R. E. de las que más de la mitad se encuentran en la provincia de Salamanca, con un volumen de animales que se aproxima a los dos millares.

En términos generales, para Isabel Aguilar, “ha sido un año muy malo porque la materia prima ha subido bastante, aspecto que repercute en el valor del pienso y las ventas de animales también han caído de manera considerable como consecuencia de la crisis económica”.

No en vano, el mantenimiento de un caballo no está al alcance de todos los bolsillos y más en la actualidad, pero posee multitud de finalidades como la competición en distintos concursos de doma, morfológicos, de salto... “todas las disciplinas posibles, por lo que a este tipo de ganado sí se le puede conseguir mucha rentabilidad”, señala Isabel Aguilar.

Pero este sector tiene un gasto añadido, que se centra en la inscripción de cada uno de los animales en el Libro Genealógico, por un importe de 170 euros, a los que hay que sumar la diferencia hasta los 500 euros pasados tres años desde la inscripción para completar este proceso. No obstante, desde Cescale animan a los profesionales a que se sobrepongan a estos tiempos de crisis y aguanten el tirón para que el sector salga fortalecido y gana en interés en la participación en distintos premios o ferias de ámbito ganadero nacional.