Chema Collados: "No puede ser que tengamos un hospital cada día más deteriorado y que el alcalde se quede en casa"

Chema Collados, en la oficina electoral de Vecinos por Salamanca. Foto: Alba Villar

El candidato de vecinos es un histórico de las reivindicaciones vecinales que ya ha logrado llenar la Plaza Mayor contra la subida de impuestos. Ahora se presenta, por primera vez, a unas elecciones municipales y con su propio partido

El candidatos de Vecinos por Salamanca Chema Collados nació en Colombes (Francia) en 1980, donde sus padres habían emigrado; su madre es salmantina y a Salamanca volvió con cinco años. Es licenciado en Historia, en la rama de arqueología, y recuerda que trabajó en casi todo para pagarse la carrera: camarero en bares, arqueólogo... También es educador social y ha trabajado como coordinador de empleo en el barrio de Buenos Aires.

Muchos años llevaba la gente esperando el momento de que Chema Collados se presentara a unas elecciones. ¿Por qué ahora?

Me llevan tiempo diciendo que tenía que hacer algo, pero ahora es un momento crítico porque la gente en nuestros barrios lo está pasando rematadamente mal y ha llegado ahora porque los partidos tradicionales no están dando respuesta a los problemas de los vecinos. Ante eso, ocho años de desesperación por parte de Fevesa de luchar y no ver resultados, tomamos la decisión de que era necesario entrar en el Ayuntamiento porque los partidos tradicionales ni defiende Salamanca ni a su gente. Somos la única candidatura de gente de aquí, preparada, con recorrido y sin intereses.

 

¿Eres el de las protestas más variadas o cambias para ser candidato?

Soy el mismo, el de las protestas contra la subida de impuestos, del autobus, del agua... el de Brincones, de las urgencias de las Arribes, contra el parking de Comuneros, de las viviendas de Vistahermosa... hemos hecho muchas cosas.

 

Qué te han enseñado todas estas luchas de la política cercana.

De la política cercana, me ha enseñado que lo que falta es sentido común, con sentido común se hacen cosas, es lo que falta y es lo que está pidiendo la gente, sentido común, no grandes cosas: que no le quiten médicos, que les escuchen al tomar decisiones, que no les cobren injustamente impuestos... y que mientras la gente lo está pasando fatal las instituciones no les están dando respuesta. Hay unos intereses personales, electorales y económicos de los partidos tradicionales que no responden a los intereses de Salamanca.

 

¿Por qué es lo más fácil recortar o tomar medidas contra los ciudadanos?

Imagino que como hay ciertos políticos que tienes estatus y no quieren bajarse de él, lo más fácil es recortar a los de abajo, no recortarse a sí mismos y no tomar decisiones en contra de sus amigos. Hay ciertas líneas rojas que no hay que romper y que se están traspasando por intereses, porque tenemos políticos que son profesionales que lo único que saben es vivir de la política y quieren seguir viviendo, que lo que menos les interesa es la gente, les interesa su gente, sus amigos y sus partidos.

 

Es un síntoma, solo uno de los candidatos se dedica profesionalmente a la política...

Esa es la cuestión. Además, es un político profesional que me gustaría saber cuántos meses  o cuantos años tienen cotizados en su vida fuera de la política. Yo tengo 34 y tengo 10 años cotizados, he trabajado en todo lo que he tenido que trabajar porque vengo de un barrio como el Barrio Blanco que he tenido que trabajar toda la vida. Me he tenido que buscar la vida todos los veranos para pagarme la carrera... pero la cuestión no es esa, sino que los que te están gobernando no han vivido la crisis en su vida y te dicen que te tienen que quitar las urgencias o subirte los impuestos... que te tienes que apretar el cinturón. Es por eso por lo que reaccionamos.

 

¿Puede llegar el cambio al Ayuntamiento de Salamanca el día 24 de mayo, una perceptción más ciudadana de los problemas?

Sí que puede llegar, estoy convencido de que va a ocurrir, que el PP va a perder la mayoría absoluta y que desde luego las cosas van a cambiar en esta ciduad con gente como nosotros que vamos a llevar cosas cabales al Ayuntamiento y los problemas de verdad. Si tu tienes unos intereses en Madrid y Valladolid no lo vas a hacer nunca, pero creeemos que es posible.

 

Creemos que vamos a ser la llave de la gobernabilidad, y además sin pactos de gobierno. Es necesario apoyar las medidas concretas de cada momento, pero sin sumarnos a una mayoría, solo con acuerdos de cara a la alcaldía.

 

¿Qué sitio aspiran ocupar?

Creemos que vamos a ser la llave de la gobernabilidad, y además sin pactos de gobierno. Es necesario apoyar las medidas concretas de cada momento, pero sin sumarnos a una mayoría, solo con acuerdos de cara a la alcaldía. No vamos a hacer mayorías para que dos o tres grupos decidamos un ordeno y mando. Habrá que estar en el Ayunatmiento y apoyar las propuestas valiosas independientemente del color político.

 

Cómo tienen que ser las propuestas de la nueva legislatura.

Tienen que ser, en primer lugar, de sentido común. Que resuelvan los problemas de los vecinos y que sean consensuados con ellas. Que sean transparentes... propuestas beneficiosas para todos los salmantinos y no solo para algunos.

 

El candidato de Vecinos por Salamanca, Chema Collados. Foto: Alba Villar

 

¿Existe la consulta a los ciudadanos en estos momentos?

Actualmente, ni tan siquiera parecido, todo lo contrario. Ahora todo aquel que se ha situado en contra de las decisiones del alcalde se nota que pensar diferente te convierte de repente en un apestado al que hay que intentar cargarse. El actual partido en el Gobierno cree que cuando gana unas elecciones es un cheque en blanco para hacer lo que le da la gana y nosotros pensamos que es la responsabilidad para hacer lo que beneficie a los ciudadanos. Tiene que ser gente normal, no personas que estén en su castillo y no puedas acceder a ellos.

 

El actual partido en el Gobierno cree que cuando gana unas elecciones es un cheque en blanco para hacer lo que le da la gana y nosotros pensamos que es la responsabilidad para hacer lo que beneficie a los ciudadanos

 

¿Qué primeras medidas hay que tomar para cambiar Salamanca?

La primera es la participación y la transparencia. A partir de ahí, tenemos varias propuestas, en esta línea de lo que ya luchamos, pensamos que hay que pagar impuestos, pero que tienen que ser justos. Y no es justo que Salamanca esté entre las diez ciudades con más presión impositiva cuando no tenemos un servicio mejor que Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, que tienen los impuestos más bajos. Nos comprometemos a que el IBI se puede bajar, al igual que eliminar tasas como el acceso de vehículos, que en algunos ayuntamientos ya es ilegal. Eso para empezar.

Creemos que es necesario cambiar todo el sistema de participación: los plenos no pueden ser a las 8.30 de la mañana, sino por la tarde y en un lugar que quepan más de 20 personas. Y pueden ser en los barrios, no en la Plaza Mayor. Igual con las comisiones o la Junta de Gobierno. La agenda del alcalde tiene que ser pública: no tiene sentido que se reúna con determinadas personas un miércoles y tome una decisión beneficiosa para estas personas.

 

Nos comprometemos a que el IBI se puede bajar, al igual que eliminar tasas como el acceso de vehículos, que en algunos ayuntamientos ya es ilegal

 

Apoyo al empleo, que sí se pueden hacer cosas. Y antes luchar por Salamanca, que el alcalde sea el que aglutine a todos los salmantinos en beneficio de la ciudad. No puede ser que tengamos un hospital cada día más deteriorado y que el alcalde se quede en casa. Que en todo lo que hay que luchar por Salamanca no tengamos un alcalde líder. Si nos quitan un tren, se tienen que encadenar los vecinos, pero con el alcalde a la cabeza, se supone que defiende Salamanca. El problema es cuando hay intereses de partido. Un alcalde tiene que defender la ciudad.

 

¿El modelo de turismo es el adecuado?

Hay que buscar una fórmula distinta, tiene que ser un turismo cultural, familiar y juvenil, pero sin que sea el desfase que estamos viendo y que se está fomentando por parte del Ayuntamiento. Pero que tampoco signifique que vivamos en un escaparate. La zona centro de la ciudad tiene que ser un barrio más en el que viva la gente: tengo miedo de que Salamanca se convierta en una ciudad escaparate y en la que la gente no viva, solo haya turistas.

 

¿Qué papel tiene el sector del comercio?

Hay que defender la empresa de Salamanca y el comercio de Salamanca. El comercio tradicional tiene que defenderse, siempre lo hemos hecho desde las asociaciones porque es el que da un servicio público, sobre todo en los barrios. Y no entendemos que, cuando se hacen contratas, se las lleven las empresas de fuera y no las de Salamanca que son las que asientan empleo y trabajadores. Apuntamos que en las contratas de servicios que se premie a las empresas locales. Aunque nuestro modelo es el de servicio público: municipalizar todos los servicios que sea posible de los que ahora están en manos privadas. Si una empresa privada está pagando trabajadores y obteniendo un beneficio, ¿por qué no lo gestiona directamente el Ayuntamiento? Creemos que es posible asentar aquí nuevas empresas, pero para eso hay que remangarse e ir a buscarlas. Salamanca puede ser un centro distribuidor del Oeste de la península y estamos de espaldas a Portugal, que está ahí al lado.

 

Apuntamos que en las contratas de servicios que se premie a las empresas locales. Aunque nuestro modelo es el de servicio público: municipalizar todos los servicios que sea posible de los que ahora están en manos privadas

 

¿Más peatonalizaciones o no?

Tiene que haber un equilibrio entre la peatonalización y que podamos desplazarnos. Por ejemplo, creemos que hay que apoyar el Mercado Central y nos lo están pidiendo los barrios, bus y taxi tienen que llegar. Y a partir de ahí, peatonalizar por horas. La movilidad es algo más que el centro: ¡qué difícil es ir al trastormes! Hay que integrar a los barrios trastormesinos en la ciudad. En seguridad, el problema de que alguien pueda ser atropellado

 

¿Qué cambios necesita el bus?

Los buses es algo que las asociaciones de vecinos son los que mejor los conocen y es ahí donde hay que buscar la solución. Muchas de las líneas se han hecho mal, hay que recuperar algunas.

 

¿Le pueden cuadrar las cuentas a los nuevos partidos o eso es patrimonio de los grandes?

No creemos que sea difícil cuadrar las cuentas, lo que hay que hacer es saber en qué te lo vas a gastar. Proponemos reducción drástica de sueldo: hasta tres veces el sueldo mínimo interprofesional, que para Salamacna ya está bien. Cargos de confianza, fuera. Libres designaciones, entre el personal público por selección de méritos y capacidad. Son auténticos profesionales y muchas veces no se les hace caso. Hay que defender a los funcionarios porque son consumo, se vio cuando se les quitó la paga extra: hay que devolverles el complemento de productividad. Todo esto son casi tres millones de euros que se pueden bajar a un millón. Hay mucho dinero que se está marchando en coches oficiales, personal y gastos que no son necesarios, ahí es cuando no cuadran las cuentas.