Charolés y limusín dejan casi 300.000 euros en la subasta de ganado de Salamaq 2016

Salamaq2016 subastaganado1 detail
Ver album

Las dos razas estrella de la Feria han arrojado un balance muy positivo. El movimiento económico total de la puja celebrada en Salamanca supera los 450.000 euros con los 189 ejemplares subastados.

La subasta de ganado de la feria Agropecuaria de Salamanca 2016 no ha defraudado, ni mucho menos. No en vano, se han batido dos récords en un lapso de tiempo de solo cinco minutos, desde que 'Jesús' colocó la barrera de los 14.700 euros, y hasta que 'Jockey' la 'reventó' con sus 17.300 euros, para colocarse como el número 1.

 

En la edición de 2016, salieron a la puja 189 cabezas de ganado, muchas menos que en ediciones anteriores, con las razas de Limusín y Charolés como principales baluartes. No en vano, en el primero de los casos, la totalidad del movimiento económico en la subasta del ganado limusín ascendió a casi 130.000 euros, por los casi 160.000 del charolés (82.000 la Uchae y 78.000 la Asociación Nacional).

 

En el primero de los casos, el limusín, salieron a subasta 23 animales, todos ellos vendidos, con los dos récords ya mencionados. Por su parte, la Unión de Criadores de Charolés (Uchae) sacó a la puja 26 animales, de los que 4 quedaron desiertos. La Asociación Nacional contó con 33 animales, de los que doce quedaron desiertos.

 

 

El resto de resultados fueron los siguientes (cifras aproximadas):

 

- Blonda de Aquitania: 32.000 euros. (10 vendidos y 3 desiertos).

 

- Avileña Negra Ibérica: 41.000 euros. (30 vendidos y 3 desietos).

 

- Morucha: 4.400 euros. (4 vendidos).

 

- Asturiana de los Valles: 36.000 euros. (14 vendidos).

 

- Rubia Gallega: 18.000 euros. (10 vendidos).

 

- Parda de Montaña: 18.000 euros. (5 vendidos y 1 desierto).

 

POLÉMICA EN LA SUBASTA

 

Por otro lado, la tensión también se dejó notar en la subasta de ganado, y nás en concreto en la 'pelea' que mantuvieron las dos tarjetas que optaban a comparar al ejemplar de limusín 'Jesús'. Así, cuando el animal ya estaba adjudicado a la tarjeta 82 por 14.700 euros, llegó la polémica.

 

La otra parte implicada, la tarjeta 121, protestó a los jueces de la puja, al considerar que habían adjudicado el animal cuando ellos tenían la tarjeta levantada y, por tanto, no les habían dejado seguir pujando, algo que negaron los jueces. Estos argumentaron que la tarjeta se había levantado cuando el animal ya había sido adjudicado a la tarjeta 82. 

 

En la puja por 'Jockey' no hubo ese problema proque la tarjeta 121 no aguantó el 'tirón' de la número 82.

 

 

Protestas de la tarjeta 121 al jurado (Fotos: Chema Díez)

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: