Chapa y pintura para el puente Enrique Estevan después de un siglo de vida en la ciudad

El puente Enrique Estevan de Salamanca, después de un siglo de vida en la ciudad, será protagonista de 2014 de diferentes trabajos de actuación y mejora para rehabilitarlo y protegerlo del paso del tiempo.

Dentro del presupuesto municipal para el próximo ejercicio se contempla una partida de 894.544 euros para actuaciones sobre esta infraestructura que comenzó a construirse a inicios del siglo pasado.

Da la casualidad, que conocido durante años como 'Puente Nuevo', su levantamiento sirvió para salvar el Puente Romano de Salamanca, ya que en un principio, se pensó en transformar y ampliar la obra milenaria para dar servicio al paso de vehículos.

Por suerte, las gestiones del concejal de entonces Enrique Estevan, que da ahora nombre al puente, permitieron dejar en su estado original al de calzada romana y hacer uno nuevo, el que ahora ha cumplido un siglo, sobre el río Tormes.

La obra de reparación que ahora, en 2014, se pretende poner en marcha cuenta con los informes favorables de los servicios municipales de Ingeniería Civil, Servicio de Contratación, Asesoría Jurídica y de la Intervención municipal, según el Consistorio.

Las actuaciones tratarán de rehabilitar este puente que une la ribera en el entorno de la avenida Reyes Católicos con la zona del barrio San José y que desde finales del siglo pasado cuenta con una iluminación artística.

REHABILITACIÓN

Para llevar a cabo las intervenciones de rehabilitación, previamente el Ayuntamiento de Salamanca ha realizado un estudio estructural del que se desprende que los cimientos del puente están en "buen estado", aunque sí se han detectado "problemas de corrosión" fundamentalmente en el acero.

Ante las conclusiones del estudio, el Ayuntamiento ha incorporado al Plan de Movilidad el mantenimiento de la circulación de automóviles y de autobuses, una petición que trasladó al Consistorio el colectivo vecinal Fauba. Asimismo, se limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora para una mejor protección de la estructura del puente.

Entre otras actuaciones que se llevarán a cabo se encuentra la eliminación de las juntas sobre los pilares y estribos, para evitar la entrada de agua en la estructura; la sustitución de algunos elementos estructurales, como los montantes o barras de la estructura metálica; y la limpieza y consolidación de la sillería de los pilares de piedra y de la estructura metálica, mediante chorro de agua a presión. Se aplicará, también, pintura de protección en toda la estructura.

Asimismo, entre las mejoras también se incluyen actuaciones en las aceras. Para evitar los resbalones de los peatones con motivo de las heladas se les dotará de un nuevo pavimento antideslizante con pendiente transversal para recoger el agua en los sistemas de drenaje.

Las intervenciones se abordarán en dos fases que se realizarán conjuntamente. La primera, con un presupuesto de unos 500.000 euros, se centrará en la reparación estructural y acondicionamiento de la plataforma, incluida la acera y barandilla; mientras que la segunda, con un coste de otros 400.000 euros, comprenderá el acondicionamiento y pintado del puente.