CGT denuncia el despido de una conductora de autobús urbano en Salamanca porque “luchaba por los derechos laborales y la conciliación”

La Confederación General del Trabajo denuncia el despido de María José. (Foto: T.G.)

La empresa asegura que se debe a motivos económicos, pero no tiene prevista ninguna otra medida de ahorro.

La Confederación General del Trabajo ha denunciado públicamente el despido “injustificado” de una conductora de autobuses urbanos en Salamanca, María José Jaramillo, por parte de la empresa Salamanca de Transportes S.A.

 

Esta empresa, que gestiona el servicio de transporte urbano en la ciudad desde hace 27 años y que renovó su concesión el pasado mes de abril, despidió a su trabajadora el día 17 de julio por “razones económicas”. La CGT ha mantenido una reunión con el gerente de la empresa en la que no se le han explicado qué otras medidas se van a tomar para mejorar la situación económica de Salamanca de Transportes.

 

Desde CGT consideran que el despido de María José, en comparación con el presupuesto anual de más de 14 millones de euros con el que cuenta la empresa, supone “un ahorro insignificante”. Así, el sindicato cree que el despido de la trabajadora se debe a “su lucha constante en defensa de los derechos laborales y de la conciliación de la vida laboral y familiar, así como su pertenencia a la CGT”.

 

El secretario General de CGT Salamanca, Juan García, y el secretario de Formación del sindicato, Ubaldo Hernández, han recordado que la subvención que recibe Salamanca de Transportes es de 7 millones de euros al año, así como el compromiso del Ayuntamiento de Salamanca, la empresa y la mayoría del comité de la misma, que garantizaba el mantenimiento de la plantilla a cambio de una importante pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores.

 

CGT mantendrá una reunión con el Ayuntamiento, al que considera “responsable último de este servicio público” y del que espera una actuación “urgente” que obligue a la empresa concesionaria a cesar en su actitud, que han calificado de “antisindical”.

 

Desde la Confederación General del Trabajo han asegurado que la decisión de Salamanca de  Transportes ha sido equivocada, si su pretensión es que el despido tenga un efecto ejemplarizante o que sirva para atemorizar y acallar la voz del sindicato. La CGT ha prometido nuevas medidas si María José no es readmitida.