Cerca de 250 personas cortan la N-620 como protesta contra las minas de uranio en Salamanca

Vecinos de las localidades próximas a Retortillo y Villavieja de Yeltes cortaron la N-620 con la comarcal SA-315, en el cruce de las Cantinas, La Fuente de San Esteban-Boadilla, como medida de protesta.

Cerca de 250 personas se han manifestado en la intersección de la N-620 con la comarcal SA-315, en el cruce de las Cantinas, La Fuente de San Esteban-Boadilla, en contra de la mina de uranio que la empresa australiana Berkeley pretende instalar entre los municipios salmantinos de Retortillo y Villavieja del Yeltes.

 

Los manifestantes, convocados a las 13.00 horas por la plataforma 'Stop Uranio', han entonado cánticos y mostrado pancartas contra este proyecto de mina a cielo abierto, con su planta de tratamiento de uranio y su almacenamiento de los residuos radiactivos de primera categoría.

 

Según consta en un comunicado emitido por la plataforma y recogido por Europa Press, este proyecto, con una duración de nueve años, supondrá la "muerte de toda la comarca" ya que, a su juicio, cientos de trabajos estables "serán eliminados para siempre por la contaminación de la extracción del uranio a cielo abierto".

 

Por este motivo, 'Stop Uranio' ha solicitado a la Junta de Castilla y León la revisión de esta iniciativa que sirvió para que "emitieran un informe favorable" de impacto medio ambiental, ya que "lo que pretende Berkeley en la actualidad nada tiene que ver con lo que presentaron hace cuatro años".

 

Finalmente, ha anunciado que continuarán las movilizaciones para conseguir paralizar la que será la única mina de uranio a cielo abierto de Europa.