Ceiss-Unicaja: dos meses máximo para no meterse en serios problemas

El comisario europeo Joaquín Almunia.

La solución para la extinta Caja Duero-España es casi el único "suspenso" en la evaluación del Eurogrupo sobre el rescate a la banca española. La fusión con Unicaja dispone hasta enero para resolver los últimos flecos.

El plácet del Eurogrupo para dar por finalizado el rescate a la banca española ha sido todo un alivio para España, pero todavía no ha pasado el susto. En el plazo de dos meses, que es el tiempo que separa la decisión política, tomada este jueves, del cierre económico del rescate la banca y el Gobierno tienen que asumir todavía varias asignaturas pendientes. Y una de las más importantes es la fusión de Ceiss y Unicaja.

 

La operación para salvar la antigua Caja Duero-España es prácticamente la única que se ha enquistado. A día de hoy, el Gobierno solo tiene que elaborar la nueva ley de cajas (que está en tramitación) y resolver la venta de las entidades nacionalizadas, aunque para esto tiene de plazo hasta 2014-2017 según los plazos. Así que lo que realmente urge es asegurar que Ceiss no se convierte en un problema ahora que el rescate bancario empieza a ser historia.

 

El Gobierno tiene dos meses para cerrar los últimos flecos de la operación, y parece que tanto España como Europa confían en el presidente de Unicaja, Braulio Medel, al que atribuyen capacidad para llevar a buen puerto la extinta caja castellano y leonesa. Quizás por eso el FROB ha ido concediedo a Medel todo lo que ha pedido para asumir los activos de Ceiss: asumieron la depreciación de activos inmobiliarios traspasados a la Sareb, el reparto de poder hasta solo un 26% para Ceiss, la reducción de plantilla y oficinas a cargo de la entidad y hasta blindar la operación contra los efectos de las demandas de los preferentistas en los juzgados.

 

Sin embargo, todavía ayer el comisario Almunia puso sobre la mesa una nueva presión y recuperó sus apreciaciones sobre el futuro de Ceiss en solitario. En Bruselas aseguró que la entidad "tendrá un problema muy serio" si no se culmina la fusión porque "no puede seguir en el mercado por sí sola". Y aludió también a la existencia de un último problema y su próxima resolución. Ese último problema puede ser la salida a los preferentistas. Con la oferta del FROB para asumir hasta 1.500 millones de euros en la recapitalización con la que Unicaja pasará a controlar Ceiss si los dueños de preferentes, y accionistas de la entidad, no acudían al canje, parecía todo despejado. Pero con el paso de las semanas, Medel ha tenido que ir aflojando su posición y el FROB ha acudido de nuevo al rescate con una oferta arbitraje que, eso sí, mantenía la obligación de acudir al canje.

 

Como es justo esto lo que no quieren los preferentistas, el problema se va a mantener, pero Unicaja ya se blindó con el FROB y se descolgó del objetivo inicial de que acudieran el 75% de los titulares de preferentes. Así que la próxima solución al problema misterioso del que habla Almunia deberá atar de una vez por todas el cabo suelto de las preferentes.

 

Desgraciadamente, la solución podría no ser muy favorable a los preferentistas que, eso sí, tienen claro que irán a los juzgados a recuperar su dinero. Almunia está satisfecho con la solución que se ha dado con el rescate bancario a la crisis de las entidades españolas y Europa parece asumir que el español será el modelo a seguir en el futuro: al igual que ha sucedido con los bancos españoles rescatados por la UE, el nuevo sistema que adoptará Europa obliga a las entidades que reciban ayudas públicas a imponer pérdidas a accionistas y preferentistas con el fin de minimizar el coste para los contribuyentes.

Noticias relacionadas