Cecale denuncia boicot de los sindicatos regionales a sus secciones provinciales para negociar

El presidente de la patronal, Santiago Aparicio, define dos líneas rojas que no traspasará: "las negociaciones de los convenios provinciales serán provinciales y en materia salarial lo que acuerde patronal y sindicatos a nivel nacional".

El presidente de Cecale, Santiago Aparicio, ha denunciado "presiones" por parte de las organizaciones sindicales regionales con sus secciones provinciales para no sentarse a negociar con las confederaciones empresariales de cada provincia. “El único objetivo de boicotear a Cecale y seguir forzando en la calle”, ha dicho Aparicio, quien lo ha calificado de “una falta de respeto” hacia los empresarios.

 

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Santiago Aparicio dice que no traspasará “dos líneas rojas” fundamentales: “Por una parte, las negociaciones de los convenios colectivos se efectuarán siempre a nivel provincial, y las negociaciones en materia salarial llegarán del convenio que alcancen CEOE-Cepyme con UGT y Comisiones Obreras a nivel nacional”.

 

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León, Santiago Aparicio, ha dicho que la organización que preside es “un ejemplo de negociación” y ha tachado de “falsedad” el argumento que esgrimen los sindicatos. “Nosotros jamás hemos hecho dejación de funciones y siempre hemos estado dispuestos a sentarnos en una mesa de negociación”.

 

Se ha referido al arbitraje voluntario como el elemento de ruptura entre Cecale y los sindicatos. “Un acuerdo a nivel nacional dice que el arbitraje siempre debe ser voluntario y a nosotros nos lo han querido imponer. Ir a una negociación no es ir a ser ventajistas, hay que sacar lo justo para empresarios y trabajadores”, ha dicho el responsable de la patronal regional.

 

Por último, Aparicio dice que sería “muy peligroso” que los sindicatos recrudecieran el malestar en la calle y cree que en estos momentos no toca incrementar los salarios. “Es momento de que las empresas aseguren sus estructuras, ya veremos cómo evoluciona la economía. Si aceptamos la subida que proponen, podría tener un efecto boomerang para las empresas y destrozar la economía”. Aparicio ha defendido que el diálogo sociales es “más importante” en Castilla y León que a nivel nacional.