CD Guijuelo, el bloque por encima de las individualidades

Idiakez ha conseguido crear un buen ambiente en el vestuario y una forma de jugar distinta a la de aĂąos anteriores

El Guijuelo ha crecido como equipo en relaciĂłn a campaĂąas pasadas y ĂŠsa es la palabra clave: equipo. Los hombres de Idiakez se han convertido en un conjunto sĂłlido y ordenado pero que no rehĂşye para nada del balĂłn y cada vez juega mejor al fĂştbol, como lo hizo en la Ăşltima jornada frente al Athletic B.

Y es el que en el equipo charro destaca mĂĄs el bloque que las individualidades, aunque posee jugadores de calidad que tambiĂŠn pueden decidir un partido. Todos muestran un nivel envidiable pero con el bloque dan un salto de calidad. Este hecho ha llevado al Guijuelo a estar en la actualidad en el puesto 12 con 18 puntos a cinco de los puestos que dan derecho a jugar los Play-off de ascenso y a cinco de la promociĂłn de descenso a Tercera.

En los 14 partidos de Liga disputados, el Guijuelo ha ganado cinco partidos, ha empatado tres y ha perdido seis con 15 goles a favor y 19 en contra, pero ha roto una mala racha: no ganar fuera de casa. Lo consiguiĂł en la pasada jornada frente al Bilbao Athletic en Lezama, frente a un rival muy duro y en puestos de ascenso, por 1-3, dando un golpe encima de la mesa.

Solidez en defensa y mediocampo, imaginaciĂłn arriba
Por lĂ­neas, el Guijuelo ha demostrado un engranaje perfecto en las mismas con un rendimiento notable de todos los jugadores utilizados por el preparador vasco. AsĂ­, en la porterĂ­a, Montero ha encadenado buenos partidos con otros mĂĄs desafortunados, especialmente al principio, pero ha demostrado tener categorĂ­a suficiente para defender la meta charra pese a los 19 goles encajados.

La defensa es uno de los puntos fuertes con un Ăşnico e importante lunar: faltas de concentraciĂłn puntuales que han llevado al Guijuelo a la derrota en varios partidos. Por lo demĂĄs, Idiakez estĂĄ confiando en ToĂąo VĂĄzquez, Jonathan M., Tete y Molo como principales hombres, con un buen rendimiento y mucha contundencia, con Valero y Tejedor ayudando al equipo y cumpliendo cada vez que se han requeridos sus servicios.

Pero sin duda, el medio del campo es la zona donde se cuece el fĂştbol y donde el Guijuelo tiene calidad y orden por arrobas. Iturralde es el jefe, el capitĂĄn del barco y el que da las Ăłrdenes para que Mateo, Eloy MartĂ­n o GascĂłn las ejecuten a la perfecciĂłn con una claridad de ideas y un fĂştbol muy buenos en ocasiones, compensando al equipo y con buenas transiciones defensivas y ofensivas.

Porque para imaginar, crear y deshacer está Romero, el jugador de más calidad de la plantilla al que la Segunda B se le queda pequeña. El juego del equipo pasa por él y canaliza casi todo el ataque bien complementado con Eneko Eizmendi (rapidez y desparpajo) por la izquierda y el ‘gran’ Chema por la derecha, que derrocha veteranía y garra porque pelea cada balón como si fuese el último.

Y arriba, Koeman y Edu Espada se reparten el protagonismo ante la ausencia por lesiĂłn de Garban; solo han hechos dos goles cada uno, pero con su movilidad consiguen marear a las defensas y crear espacios para la irrupciĂłn por sorpresas de jugadores de segunda lĂ­nea.

No obstante, el Guijuelo debe mejorar errores de concentraciĂłn y mentalizarse en jugar los i90 minutos a tope porque los fallos propios le han arrebatado muchos puntos, igual que los ĂĄrbitros, que han daĂąado al equipo privĂĄndole de conseguir cuatro en dos partidos, con los que el Guijuelo estarĂ­a acariciando ahora los Play-off.