CD Guijuelo: diez partidos para el resurgimiento

(Foto: Chema Díez)

El equipo de Rubén de la Barrera ha sumado 17 puntos de los últimos 30 que le han valido para estar en la jornada 36 a un punto de la Copa del Rey, un objetivo ambicioso para el club.

"Un equipo es un estado de ánimo"... y es más que cierto. Un hombre de fútbol como Jorge Valdano dio en el clavo con una afirmación que es la base del deporte, tal y como se entiende en la actualidad. Pero, ¿por qué?

 

La respuesta es bien sencilla. Un equipo de fútbol es un resultado, es cabeza, es ánimo, es mentalidad, es... muchas más cosas de las que pasan en un terreno de juego. Y el CD Guijuelo es un claro ejemplo en la presente temporada.

 

Lejos queda el partido frente al Tudelano el pasado 28 de febrero en el que el CD Guijuelo cayó 0-2 en El Municipal. En ese momento, el equipo de Rubén de la Barrera tenía 37 puntos y ocupaba el puesto 11 del Grupo I de Segunda B.

 

Pues bien, 10 partidos, cinco victorias, tres derrotas y dos empates después, el Guijuelo ha sumado 17 puntos de los últimos 30 en juego que le han valido para colocarse en séptima posición con 54 puntos, a solo un punto del quinto puesto que da plaza para jugar Copa del Rey la próxima temporada.

 

En estos dos meses, el equipo de Rubén de la Barrera ha ganado a Lealtad (0-1), Couxo (3-1), Astorga (2-1), Arandina (0-1) y Peña Sport (0-2); ha empatado con SD Compostela (1-1) y UD Logroñés (1-1); y ha perdido contra Tudelano (0-2), Ferrol (1-0) y Racing de Santander (1-0).

 

Además, el Guijuelo ha encajado 8 goles y ha anotado 11 tantos, que le han valido para sumar 17 puntos.

 

 

Tras el nefasto mercado de invierno y la toxicidad en el ambiente creada por el director deportivo, Chema Aragón, que después se lavó las manos, el CD Guijuelo entró en barrena. Los casos de Javi Barrio, Antonio Moreno, José Romero y Nacho Rodríguez dejaron 'tocado' al equipo y los entuertos dejados sin resolver por parte de la dirección deportiva sumieron al equipos en un caos mental.

 

Pero, el 'todos a una' y los cambios ejecutados por De la Barrera dentro y fuera del terreno de juego (tres centrales, mayor seguridad atrás y hacer creer al equipo que era posible) fueron claves para que el equipo lograse recuperar su estado de ánimo a base de victorias y llegar al final con opción de jugar la competición del 'KO' la próxima temporada.

 

Un resurgimiento en 10 partidos, en dos meses...