CD Guijuelo: de la catarsis a la salvación…

La salida de cuatro pilares básicos en enero fue el punto de inflexión del equipo; la victoria en el campo del líder Tenerife, el resurgimiento.

Mes de agosto de 2012; el Guijuelo anuncia que no puede salir a competir por problemas económicos con una plantilla que ya había iniciado la pretemporada. Los salmantinos aplazan el primer partido de Liga frente al Rayo B a la espera de acontecimientos y más apoyos para, finalmente, salir a competir, aunque en unas condiciones muy complicadas. Sabían que el año no iba a ser fácil en lo económico y que los retrasos en los cobros estarían a la orden del día.

 

Jugadores y cuerpo técnico lo aceptaron y el equipo salió a competir con buenos resultados. “Al principio, todos nos daban por muertos, nadie daba un duro por nosotros y nos hemos salvado antes de lo previsto. Hay que valorar mucho lo que ha hecho este equipo y hay que estar orgulloso de él”. Así lo ve uno de los artífices de este casi milagro, el entrenador Sito Cenzual, quien reconoce además que ha sido una aventura.

 

“Ha sido una experiencia, un gran reto y solo puedo decir que me llevo el trabajo de jugadores y cuerpo técnico. Tiene mucho mérito lo que ha hecho el equipo pero hay que sentarse y hacer las cosas bien porque así no se puede salir a competir. Y con esto no digo que la directiva no haya hecho todo lo que ha estado en su mano”, apunta Sito.

 

Después de un inicio muy positivo, llegaron de nuevo los problemas y la inercia positiva se terminó; el equipo comenzaba a pasar por problemas y los resultados no llegaban, especialmente fuera de casa. “Cuando entramos en play off, el equipo tocó fondo. Las salidas de jugadores fundamentales en el mercado de invierno rompieron al equipo de nuevo y nos costó”, reconoce Sito.

 

Sito: "Hay que valorar lo que ha hecho este equipo y hay que estar orgulloso de él”

 

Y tanto que rompieron al equipo, que tardó en encajar las nuevas piezas nuevas que llegaron para empezar de nuevo. Tocaba remar en mitad de una crisis deportiva y económica, pero el equipo salió adelante.

 

 

En esta situación, mucho han tenido que ver no solo Sito, también los jugadores y el resto del cuerpo técnico.

 

ASÍ HA VISTO SITO A SU EQUIPO

 

Pedro Martín (2º entrenador del Guijuelo): “Es un todo en uno; es un chico muy especial que lleva al Guijuelo muy dentro ya que también se encarga de la base y de coordinar la cantera. Hace una labor impagable en la salvación del equipo”.

 

Plantilla: “Nunca he sido de destacar a un solo jugador; de hecho, todos han aportado su grano de arena en algún momento de la temporada. Hay algunos que más al principio y otros en la recta final; los que llegaron más tarde también se han adaptado bien, pero el bloque es lo que me importa. Hemos tenido mala suerte en todas las posiciones pero arriba y en la portería es donde más lo hemos notado, aunque el resultado ha sido bueno”.

 

De la catarsis a la salvación… en 37 jornadas.

‘Genio’ Romero: “Ha ejercido de capitán y ha tenido una incidencia decisiva en el juego como han podido tener Chema al principio, Jonathan al final o Valero, que son los más veteranos, pero me quedo con todos”.

 

Javi Ballesteros: “Nunca sabremos qué hubiera pasado si Javi hubiera estado esta temporada, pero es un jugador sinónimo de gol y que te garantiza como mínimo 10 goles. Ha sido una pena que no se operase antes porque hubiéramos disfrutado con su fútbol. Lleva el gol en la sangre”.

 

Carlos Pollo: “Nunca se va a reconocer lo que ha hecho este año. Informes, videos, análisis del rival… una labor oscura que muy poca gente conoce pero que tiene una importancia vital. Ha sido imprescindible”.

 

"La victoria en Tenerife fue nuestro punto de inflexión porque nos dio mucha motivación para seguir”

 

‘JONA’ Y VALERO: “LA CLAVE HEMOS SIDO NOSOTROS MISMOS”

 

Por su parte, dos de los veteranos de la plantilla, Jonathan Marín y Óscar Valero lo tienen muy claro.

 

 

“Nos hemos quitado un gran peso de encima y ahora tenemos que disfrutar. Creo que la clave ha estado en nosotros mismos que hemos sabido reconducir la situación para poder conseguir la salvación a falta de una jornada”, apunta el ‘2’ del Guijuelo.

 

Por su parte, el ‘renacido’ Jonathan Martín, indica que se ha terminado “el sufrimiento ya que fueron muchas semanas de tensión pero todo ha terminado bien. Para mí, la clave ha estado en el trabajo del equipo; hubo quién nos dio por muertos desde el principio pero hemos demostrado que no es así. Creo que la victoria en Tenerife fue nuestro punto de inflexión porque nos dio mucha motivación para seguir”, dijo.

 

En cuanto a su futuro, ambos están más cerca de labrarse un futuro lejos de un Municipal que aún no sabe si verá fútbol la próxima temporada. “En el fútbol, ahora no se puede rechazar nada; estamos bien en Guijuelo y quién sabe pero no se puede esperar mucho tiempo”, argumentan.

 

Ésta es, sin duda, la historia de un equipo que tuvo que tocar el fondo para sacar la cabeza antes de morir ahogado. De la catarsis a la salvación… en 37 jornadas.

Noticias relacionadas