CCOO y UGT acusan a Ciudadanos de usar el diálogo social para su juego político

Los sindicatos acusan a Ciudadanos de tener decidido previamente descolgarse de la moción de PSOE y Ganemos y de haber hablado previamente con el PP.

Los secretarios provinciales de CCOO y UGT han salido hoy a la palestra para intentar explicar la enrevesada puesta en marcha del diálogo social tras un rocambolesco desenlace que va a dejar fuera a los partidos de la oposición, precisamente quienes impulsaron el proceso que ha obligado al alcalde Fernández Mañueco a poner en marcha una plataforma que había desestimado los últimos cuatro años. En sus explicaciones, los dos sindicatos han negado las acusaciones que les han llegado de haber utilizado este movimiento político de la oposición para conseguir desbloquear el diálogo social, y han respondido acusando a Ciudadanos de "jugar" a todos los palos y de usar "una estrategia equivocada".

 

El secretario provincial de CCOO, Emilio Pérez, ha sido el más contundente. "Ni hemos utilizado ni hemos manipulado ni hemos vendido a nadie", ha dicho en referencia a las críticas recibidas por haber pactado finalmente con el PP la apertura del diálogo social. Los sindicatos aseguran que nunca generaron expectativas a nadie sobre la entrada de pleno derecho en el diálogo social y que todos los partidos sabían que el reglamento solo permite estar a UGT, CCOO, la patronal y el gobierno. Sin embargo, sí asumen que se habló de hacer sitio en las diferentes mesas previas, cinco por áreas, cosa que tampoco se ha hecho. "Era hacer el ridículo con un diálogo social inútil en el que no participaba el equipo de Gobierno", ha dicho Pérez para explicar la postura de los sindicatos de acordar con el PP la puesta en marcha del diálogo social a pesar de que Fernández Mañueco se negó a acudir en la primera reunión tras haber anunciado la participación del PP.

 

"Lo que dejamos claro a Ciudadanos es que no nos van a utilizar para su juego político", "Ciudadanos sabe que en el consejo del diálogo social no tienen cabida", "no voy a decir a nadie con quién pactar y cuál ha sido su posicionamiento anterior en otros temas", "no se puede estar a las duras y a las maduras"... son algunas de las frases que Pérez ha dedicado a la formación naranja, blanco de las críticas de los sindicatos, que consideran que no se deben prestar al juego político de la oposición en el Ayuntamiento, aunque sí se han beneficiado del impulso que esa mayoría de oposición dio al diálogo social con su moción.

 

Según CCOO, Ciudadanos había hablado previamente con el PP, que se dirigió a este grupo para conocer su postura a pesar de que los naranjas habían dicho que estaban a favor de una moción para forzar el diálogo social y que fuera la mayoría del pleno, hoy por hoy en manos de la oposición, quien estuviera representada en la mesa, y no el equipo de Gobierno. "Ciudadanos ya tenía decidido descolgarse de la moción conjunta de PSOE y Ganemos", ha dicho Pérez.