CCOO denuncia que la plantilla de ECyL en Salamanca está al 60 por ciento

Los representantes de Comisiones Obreras en Salamanca denuncian la situación insostenible que se vive en las oficinas de empleo de Salamanca, donde las bajas que se han producido en los últimos años no se han cubierto y hay unos 40 trabajadores donde debería haber alrededor de 60. Los sindicatos temen la "política tendente a la privatización del Gobierno regional".

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha denunciado esta mañana las “notables carencias de personal que se están dando en las oficinas de los servicios públicos de empleo de la provincia salmantina”, con lo que se está poniendo en “serio peligro la calidad de la atención a los desempleados, así como en el pago de sus prestaciones y subsidios”.

 

Emilio Pérez Prieto, secretario general de CCOO de Salamanca, aseguró que los servicios del ECyL “están viviendo una agonía permanente” y exigió al Gobierno regional que aclare “cuál es el modelo de atención pública que quiere dar”. Porque Pérez Prieto teme que la protección a los desempleados “está pasado poco a poco a manos privadas, con lo que el servicio público está quedando en mero registrador de personas en paro”. A su juicio, no está claro el papel que hacen las empresas privadas de empleo, “casos como la Fundación Sócrates o Ibecon en Salamanca, de las que desconocemos el convenio de colaboración, la gestión de datos que realizan o su forma de trabajar en el seguimiento de los itinerarios de los desempleados”.

 

Según este responsable sindical, el ECyL “no cumple con su obligación de orientar, formar y encontrar empleo” y mientras delega en empresas que “no han demostrado su utilidad y eficacia en el servicio a los desempleado”.

 

El deterioro de las oficinas de Salamanca se cifra, según los datos de CCOO, en la reducción drástica de la plantilla en los últimos años, ya que donde debería haber 58 trabajadores para atender a una población parada de 31.513 desempleados hay en la actualidad 37, debido a jubilaciones, incapacidades temporales, traslados o EREs que no han sido cubiertos en las dos oficinas de Salamanca, las de Béjar, Vitigudino, Ciudad Rodrigo, Peñaranda o Guijuelo.

 

La situación es "deficiente y precaria en todas las oficinas", no solo en Salamanca, si no en "toda la Comunidad", como explicó Manuel Ángel González Manjón, responsable de la sección sindical de la Junta, quien teme la existencia de una “política tendente a la privatización, en la que no se puede controlar dónde va el dinero y que está generando el descontento y la desconfianza entre trabajadores y usuarios”.

 

José María San Román Sevillano, orientador laboral del ECyL, ofreció su visión como trabajador de la oficina salmantina de San Quintín, donde, por ejemplo ayer, "sólo había trabajado 10 personas para una población de 8.983 desempleados". “Una situación extraordinaria, pero que, cuando la plantilla está en precario, se puede dar en cualquier momento”, aclaró.

 

San Román aseguró que es imposible ofrecer a los ciudadanos la atención que recoge la carta de servicios que está en vigor y “no por incapacidad de los trabajadores si no por inutilidad del modelo y los gestores”.