CC.OO. cifra en 12.000 millones las posibles pérdidas de los 15 proyectos de integración de ferrocarril en ciudades

Huete (i), Cáceres (c) y Nicolás (d), del sector ferroviario de CC.OO.
El sindicato asegura que, al igual que en León, se suprimirá la Sociedad Palencia Alta Velocidad


VALLADOLID, 18 (EUROPA PRESS)

Comisiones Obreras calcula que los 15 proyectos de integración de ferrocarril en ciudades podrían suponer pérdidas de unos 12.000 millones de euros debido a las pérdidas de valor inmobiliario o sobrevaloraciones, el mal cálculo de las obras o el pago de interés, por lo que el Ministerio de Fomento intenta negociar con las comunidades autónomas para replantear proyectos.

Así lo ha explicado el secretario general del Sector Ferroviario de Comisiones Obreras, Juan Carlos Cáceres, durante una rueda de prensa con motivo del X Congreso que se celebra en Valladolid en el que dejará la Secretaría después de 13 años en la misma.

Cáceres ha asegurado que en el último Consejo de Administración de Adif, del que forma parte, se han debatido todos los proyectos y se ha hecho un informe sobre su situación y se ha decidido que, al igual que ocurriera en León, se disuelva la Sociedad Palencia Alta Velocidad, aunque en ambas ciudades se mantienen convenios que permitirán trabajar desde fuera de Adif.

El responsable sindical ha asegurado que calculan que hay más de 12.000 millones de euros de posibles pérdidas en los 15 proyectos actuales y aclarado que, aunque el modelo de sociedad de integración es bueno, el resultado de las valoraciones de los terrenos que se liberarán es elevada y los costes de las obras están mal calculados, lo que llevará a que haya sociedades que desaparezcan o "en el mejor de los casos" haya retrasos en los proyectos.

A este respecto, ha recordado que algo más de un kilómetro de soterramiento del ferrocarril en el Pinar de Antequera, en Valladolid, ha supuesto más de 100 millones de euros, y ha incidido en que el sindicato siempre ha visto que costaba más soterrar que "poner en valor" todos el sistema de ferrocarril español.

Sin embargo, "se ahorraba en ostras cosas" y se hacían actuaciones urbanísticas que correspondían a comunidades autónomas y ayuntamientos, ha explicado Cáceres, quien ha afirmado que ahora se intenta negociar con las comunidades y replantear proyectos porque en algunos sitios el endeudamiento y los créditos empiezan "a tener impacto".

El responsable de CC.OO, que ha explicado la situación de estos proyectos en Castilla y León, ha puesto como ejemplo de ello Valladolid, donde la Sociedad Alta Velocidad pidió un préstamo de más de 400 millones de euros y su primer plazo de intereses, de unos 65 millones, vencerá el próximo ejercicio.

Cáceres ha recordado que en Zaragoza ya ocurrió que se pidió un préstamo cuyos intereses vencían y sólo Renfe y Adif se hicieron cargo de ello, ni el Ayuntamiento ni la Comunidad lo hicieron, de manera que para mantener la sociedad creada para la integración del ferrocarril supuso incrementar los números negativos de la operadora ferroviaria y el Administrador de Infraestructuras.

AMPLIACIÓN DE PLAZOS

Para que en Valladolid no ocurra lo mismo, ha explicado que habría que trasladar los talleres de Renfe, con una superficie de 30 hectáreas, y vender los terrenos, pero el cambio de ubicación no se puede producir antes de 2014.

El problema es que el valor inmobiliario de los terrenos ha bajado sustancialmente, hay que tener en cuenta el coste del traslado, los intereses del crédito y la finalización de la variante de mercancías, para la que no hay fondos en los presupuestos, y después ejecutar el soterramiento, que tiene un "coste importante".

Cáceres ha aclarado que, ante esta situación, "siendo positivos", Valladolid tendrá soterramiento pero no se puede decir en qué plazo.

A su juicio, "algo hay que hacer" con la estación de Valladolid porque cuando haya Alta Velocidad hacia el Noroeste y se construya la 'Y vasca' no podrá tener esas instalaciones y ha recordado que el soterramiento en la ciudad es "la oportunidad política que nadie ha puesto en entredicho", excepto Izquierda Unida, que apuesta por otro tipo de integración.

Juan Carlos Cáceres ha explicado que ante situaciones como ésta se negocia con todos los bancos y se reestructura con cada sociedad el valor de la deuda con las entidades de crédito y mientras tanto se trata de vender algún terreno, con una tasación nueva asumible y mientras se cumplen los plazos.

En el caso de León, ha agregado, existe una estación "provisional, pequeña", de manera que si algún día se incrementaran mucho los trenes de Alta Velocidad tendría problemas.