Cazalilla se pone al mando de un proyecto austero pero ambicioso

LAS RAZONES. “Este club se está ganando en España la fama de serio y de dejar trabajar”, afirma el técnico, que ayer fue presentado. OBJETIVO. Apuesta por la salvación pero sin descartar retos mayores
D. G.

La primera piedra ya está puesta y, a partir de ahora, hay que empezar a construir un proyecto sólido, con un serio recorte presupuestario pero que nace con la intención de consolidar definitivamente al Guijuelo en Segunda B y comenzar a mirar más allá de la permanencia. Esa primera piedra se llama Antonio Cazalilla y ayer fue presentado en el Municipal de Guijuelo como nuevo entrenador del Guijuelo. Firma por una temporada y desde ayer mismo ya trabaja en la confección de la plantilla.
“Me siento orgulloso porque vengo a un club que se está ganando en España la imagen de club serio que deja trabajar. Eso ha sido muy importante, al margen de la confianza mostrada por el presidente”. De esta manera justifica su fichaje por la entidad chacinera este cordobés de corto pero intenso currículum en Segunda División B. Cazalilla, según reconoció el presidente Jorge Hernández, llega para suplir a un Carlos Pouso al que le costó mucho dejar a un lado la propuesta del Guijuelo.

Desde hoy mismo Cazalilla empieza a mover el mercado con paso firme para restructurar una plantilla que quiere que sea de unos 20 jugadores: “Tenemos mucho mirado de reojo y ahora hay que empezar a mover fichas”. El técnico, ya en la reunión de la semana pasada, comentó la posibilidad de traer consigo a algunos jugadores a los que dirigió en su etapa al frente del Conquense.

Respecto a los objetivos marcados para la temporada que comenzará el próximo mes de agosto, Cazalilla tiene claro que no hay por qué renunciar a objetivos mayores que la permanencia, si bien hay que ser realistas: “Vamos a empezar pensando en no pasar los apuros de la temporada pasada y, a partir de ahí, no debemos renunciar a nada. Hay que ser ambicioso, llegar lo más arriba posible, que el Guijuelo acabe la temporada en un puesto del que disfrutemos y nos sintamos orgullosos”. Ese optimismo que irradia el nuevo entrenador chacinero viene dado por sus sensaciones tras los encuentros mantenidos con el presidente en los últimos días: Jorge emana ilusión por los cuatro costados. A las doce o la una de la madrugada sigue dándole vueltas al equipo en su cabeza. Mira mucho no pasarse en el tema del presupuesto y eso es importante porque genera tranquilidad en la plantilla, y así se trabaja mucho mejor”. El técnico, que se mostró agradecido, rubricó su contrato y se quedará en Guijuelo durante una semana.