Castilla y León se fija enero de 2014 como fecha para aplicar el nuevo copago

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado

Sacyl tendrá que asumir la implantación, pese a estar en desacuerdo, y está estudiando las necesidades técnicas.

El nuevo copago de medicamentos, el que afecta a los que se dispensan en los hospitales a pacientes crónicos, puede ser efectivo en Castilla y León en enero una vez que la Junta ha tenido que asumir el mandato ministerial. Sacyl, que ha mostrado siempre sus reservas sobre la eficacia de aplicar una medida como esta, tendrá que plegarse a los deseos de Ana Mato y ya está estudiando las necesidades técnicas para que el copago sea operativo.

 

El copago tendría que haber entrado en vigor este día 1 de octubre, pero Castilla y León, entre otras comunidades, ya anunció que no podría aplicarlo en esa fecha, en principio, por motivos técnicos similares a los que ya dificultaron en su día la aplicación del primer copago, el que fijaba un nivel de aportación por parte de todos los usuarios en el pago de la totalidad de los medicamentos dispensados por la sanidad pública. Pero es que, además, el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ya había mostrado sus reticencias a aplicar esta nueva medida. "Estamos en desacuerdo con el copago y le hemos pedido al ministerio que reconsidere la medida", ha asegurado esta misma semana Sáez Aguado, que cree que cobrar por estos medicamentos hospitalarios "no aporta fondos adicionales que podamos destinar a otras partidas y tampoco tiene efecto disuasorio".

 

Sin embargo, en una reciente reunión el ministerio se mostró inflexible con la aplicación generalizada de la medida. Ha sido entonces cuando Sacyl ha empezado a analizar qué cuestiones técnicas eran necesarias para gestionar el cobro correctamente. Aunque no ha habido una orden taxativa con la fecha de aplicación, fuentes de la consejería apuntan al próximo mes de enero como referencia.