Castilla y León pierde 27.180 habitantes en el último año, de los que casi 19.000 son extranjeros

Recursos de gente

La Comunidad perdió 27.180 habitantes en el último año, 18.735 de ellos extranjeros, lo que supone un 1,1 por ciento menos de población, según los datos del avance de la estadística del Padrón Continuo a 1 de enero de 2014.

Así, la Comunidad pasa de los 2.519.875 habitantes a 1 de enero de 2013 a los 2.492.695 en 2014, según los datos provisionales, lo que supone un descenso de 27.180 personas, un 1,1 por ciento.

En cuanto al número de extranjeros inscritos en el Padrón Continuo, Castilla y León cuenta con 146.045 en enero de 2014 frente a los 164.780 de un año anterior, lo que supone un descenso de 18.735 personas, un 11,4 por ciento. En 2013 la población extranjera respecto al total de la Comunidad suponía el 6,5 por ciento y actualmente el 5,9.

Según los datos del INE, el 20,6 por ciento de la población figura inscrita en municipios de más de 100.000 habitantes, mientras que el 25,5 por ciento lo están en los que cuentan con entre 1.000 y 10.000. Otro 18,7 por ciento vive en municipios de menos de 1.000 habitantes, el 13 por ciento en aquellos con entre 50.000 y 100.000 y el 12,2 por ciento restante en los que tienen entre 10.000 y 50.000.

Castilla y León es la comunidad con mayor número de municipios con menos de 1.000 habitantes, con 1.991, seguida de Castilla-La Mancha (633) y Aragón (618).

DATOS ESTATALES

En España, el número de extranjeros empadronados se redujo el año pasado en 545.980 personas, una caída del 9,8 por ciento que deja el registro municipal en un total de 46.725.164 habitantes, 404.619 menos que a 1 de enero de 2013.

Mientras se reducía el número de extranjeros, aumentaba el de españoles, aunque en una cifra inferior: se empadronaron 141.361 durante el año pasado, un incremento del 0,3 por ciento respecto de 2012. Así las cosas, de los 46,7 millones de empadronados en España a 1 de enero de 2014, 41.724.906 tienen nacionalidad española y 5.000.258 son extranjeros, el 10,7 por ciento del total de inscritos.

Se trata del segundo descenso consecutivo en la Historia del Padrón Municipal. Según explica el INE, desde que en 1998 se comenzaron a publicar las cifras oficiales del registro, la población había aumentado todos los años, impulsada fundamentalmente por la inscripción de extranjeros, que pasaron de 923.879 en el año 2000 a 5,7 millones una década después.

Entre 2011 y 2012 las inscripciones netas de extranjeros ya fueron negativas (15.229 y 190.020 menos, respectivamente) aunque la primera caída global de población inscrita en el Padrón no se produjo hasta 2012, cuando se contaron 205.788 habitantes menos en el país.

En 2013 la caída fue aún mayor, con un saldo negativo global de 404.619 personas y superior al medio millón sólo entre los extranjeros. De este modo, cae la población de España por debajo de la barrera de 47 millones de habitantes que se rebasó por primera vez en el año 2010 y que se había mantenido hasta ahora.

Los mayores descensos se produjeron entre los extranjeros procedentes de los 28 países de la Unión Europea, con 313.446 inscritos menos, hasta un total de 2.047.532 personas (un 13,3 por ciento menos). Los empadronados oriundos de otros países se redujeron en 232.534 en el mismo periodo, y sumaban a 1 de enero de 2014 un total de 2.952.726 habitantes (un 7,3 por ciento de caída).

En cuanto a las nacionalidades, entre los dos millones de extranjeros de los 28 países de la UE que figuran en la estadística, el 41 por ciento de los foráneos empadronados, las comunidades más grandes son la rumana (795.513), que es asimismo la más numerosa en España; seguida por la británica (297.299) y la italiana (180.643).

Entre los extranjeros no comunitarios, que suman 2,9 millones, destaca las de marroquíes (771.427), --segunda nacionalidad extranjera más frecuente en España--, ecuatorianos (218.189) y chinos (185.250).

REDUCCIÓN GLOBAL

La reducción es general en todas las comunidades autónomas y sólo se han producido incrementos de población en Ceuta (783 personas más) y Melilla (771 más), inferiores ambas al 1 por ciento. Andalucía, Cataluña, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana siguen siendo las más pobladas, mientras La Rioja, Cantabria y Navarra repiten como las zonas con menos vecinos.

La Comunidad Valenciana registró la mayor caída poblacional en términos absolutos (118.559 personas) y relativos (-2,3 por ciento), seguida de Andalucía (-47.665) y Comunidad de Madrid (-47.279), y Aragón (-1,7 por ciento) y Castilla-La Mancha (-1,2 por ciento).

En cuanto a los extranjeros, las comunidades con mayor proporción son Baleares (18,3 por ciento), Murcia (14,7) y la Comunidad Valenciana (14,7 por ciento) junto a la ciudad de Melilla, que tiene uno de los porcentajes más altos (15,0). Por el contrario, las que tienen menor proporción de extranjeros son Extremadura (3,4 por ciento), Galicia (3,6) y Principado de Asturias (4,2 por ciento).

La cifra cayó en todas las comunidades y sólo aumentó en Melilla (85 personas, un 0,7 por ciento más). El mayor descenso, de nuevo, en términos absolutos (-131.366) y relativos (15,2 por ciento) se produjo en la Comunidad Valenciana, seguida de Madrid (-83.628), Cataluña (-72.496), Aragón (-14,2 por ciento) y Comunidad Foral de Navarra (-12,6 por ciento).

En los municipios menores de 1.000 habitantes el 6,2 por ciento de la población es de nacionalidad extranjera, mientras en las grandes ciudades la cifra aumenta hasta el 11,1. El porcentaje más elevado de extranjeros (13,1) se da en los municipios con población entre 50.001 y 100.000 habitantes, aunque en España existen 226 pueblos con un porcentaje de extranjeros superior al 25 por ciento respecto de su población y en 18 de ellos, superan el 50 por ciento.

EL 40% DE LA POBLACIÓN, EN GRANDES CIUDADES

El desglose provisional del Padrón ofrece una visión de cómo se reparte la población de España por municipios y revela que casi cuatro de cada diez inscritos figuran en ciudades de más de 100.000 habitantes, y eso teniendo en cuenta que de los 8.117 municipios que hay en España, 61 presentan este tamaño (12 en Andalucía, 10 en Cataluña y diez en Madrid) mientras 4.923 cuentan con una población menor de 1.000 vecinos.

Los porcentajes más altos de población en municipios con más de 100.000 habitantes se dan en Madrid (72,2 por ciento) y Aragón (50,3), y los más bajos en Castilla-La Mancha (8,3 por ciento) y Extremadura (13,7). Por otro lado, el 20,9 por ciento de la población vive en municipios menores de 10.000 habitantes, especialmente en Extremadura (50,6) y Navarra (45,5 por ciento).

En cuanto a los municipios con menos de mil habitantes, las comunidades donde son más frecuentes estos pueblos son Castilla y León (con 1.991 de menos de 1.000 habitantes), Castilla-La Mancha (633) y Aragón (618). Por el contrario, las comunidades con una cifra menor son Canarias (un municipio), Murcia (tres) y Baleares (seis).