Castilla y León e Israel unen sus fuerzas para la mejora genética de la ganadería ovina y la elaboración de los productos lácteos

La Junta de Castilla y León viene apoyando a las empresas de la Comunidad en la promoción de sus productos y servicios en el mercado israelí.

 

 

COOPERACIÓN EMPRESARIAL

 

Cerca de 80% de la producción de productos frescos de Israel procede de un sistema colectivizado, por lo que la colaboración con este país es una oportunidad para comparar las estructuras cooperativas.

 

Este intercambio de experiencias puede reportar beneficios no solo para intercambiar ideas y filosofías de cooperativismo, sino para vertebrar las propias cooperativas locales de Castilla y León.

 

El Gobierno autonómico, ha apoyado e impulsado también la participación de empresas de la Comunidad en licitaciones públicas internacionales ofertadas por entidades públicas israelíes. Además, en Castilla y León existen en la actualidad varios proyectos de inversión de empresas de Israel.

Los consejeros de Economía y Empleo y Agricultura y Ganadería, Tomás Villanueva y Silvia Clemente, y el Embajador de Israel en España, Alon Bar, han inaugurado la jornada ‘Nuevos Mercados: Israel, un aliado estratégico’.

 

Este encuentro tiene el objetivo de analizar las posibilidades de colaboración entre Castilla y León e Israel en los sectores agroalimentario, las tecnologías de la información y telecomunicaciones, software y ciberseguridad, y agrotecnología. Fruto de esta colaboración, Castilla y León desarrollará, en el último cuatrimestre de este año, una misión empresarial de trabajo a dicho país con el fin de seguir avanzando en la colaboración entre ambas economías.

 

La jornada ‘Nuevos Mercados: Israel, un aliado estratégico´, a la que han acudido alrededor de un centenar de empresas y en la que ha intervenido también Gil Gidrón, presidente de la Cámara de Comercio e Industria España-Israel, se ha centrado en aquellos sectores con mayor interés para el sector empresarial de la Comunidad en el país de Oriente Próximo como son el agroalimentario, las TICS (Tecnología, Telecomunicaciones, Software y Ciberseguridad), y agrotecnología.

 

 

El encuentro, celebrado en el Edificio de Soluciones Empresariales de Arroyo de la Encomienda, en Valladolid, ha contado también con la presencia de Aldo Levin, consejero comercial de la Embajada de Israel en España, y con el director de la empresa israelí en Castilla y León Aran Europe, Daniel Berneman. Con esta reunión se pone de manifiesto la firme voluntad de cooperación entre los gobiernos de Israel y de Castilla y León en materia de innovación, investigación y estímulo empresarial.

 

Este encuentro es una muestra del impulso a la internacionalización que realiza la Junta de Castilla y León desde hace más de diez años, tiempo en el que se ha logrado multiplicar por diez las empresas exportadoras de la Comunidad.

 

Israel está considerado, en la estrategia de internacionalización de la Comunidad, desde hace muchos años, como uno de los mercados con más potencial e interés en varios ámbitos.

 

INTERCMABIO DE TECNOLOGÍA Y COOPERACIÓN EMPRESARIAL

 

Desde 2005 las relaciones de Israel con Castilla y León han sido numerosas y fructíferas. Por una parte, en el área de la captación de inversiones vinculadas a sectores de actividad de alto contenido tecnológico.

 

Por otra, y desde el punto de vista de la cooperación empresarial internacional, impulsando la creación de vínculos y alianzas estratégicas entre empresas castellanas y leonesas e israelíes fomentando la generación de oportunidades de negocio para las empresas en estos territorios, apoyando la creación de líneas de colaboración que sustenten acuerdos de transferencias de tecnología e intercambio de conocimiento, y desarrollando y fomentando la participación en actividades conjuntas con objetivos comunes en I+D+i.

 

Por último, dentro del ámbito de la promoción internacional de las empresas de la Comunidad, la Junta de Castilla y León ha apoyado a las empresas autonómicas en la promoción de sus productos y servicios en el mercado israelí.

 

EXPORTACIÓN

 

La Junta de Castilla y León viene apoyando a las empresas de la Comunidad en la promoción de sus productos y servicios en el mercado israelí.

 

Las relaciones con Israel han crecido de manera continuada en los últimos años con un incremento de las exportaciones a Israel del 116 % desde 2008, de tal forma que hoy Israel es el tercer socio comercial de Castilla y León en Oriente Medio, solamente por detrás de Turquía y Arabia Saudí. Las importaciones autonómicas realizadas de Israel sin embargo presentan la tendencia contraria, con una caída del 32 % en los últimos cinco años.

 

Las exportaciones totales desde Castilla y León a Israel, alcanzaron el pasado año los 27,7 millones de euros y se concentran en tres sectores: automoción, químico y agroalimentario. El sector de la automoción se ha incrementado notablemente en los últimos dos años hasta situarse en el primer puesto del ranking, debido a la subida de las ventas de coches. Dentro del sector químico destacan las ventas de medicamentos que representan más del 90 %.

 

Dentro del sector agroalimentario, destacan las exportaciones a Israel de los productos lácteos, los huevos y la alimentación animal.

 

Las exportaciones agroalimentarias a Israel se han convertido en una oportunidad de negocio para las empresas de la Comunidad. Desde 2007 hasta 2013 las exportaciones agroalimentarias a ese país han crecido un 184 %, es decir, se han multiplicado por tres pasando de los 1,3 millones de euros a 3,9 de la actualidad.

 

Esta tendencia se debe a que el mercado alimenticio de Israel se encuentra en constante transformación con unos consumidores que apuestan por la calidad alimentaria, y con una oferta todavía limitada dado que los productos más consumidos son los denominados ‘kosher’. Este certificado, sinónimo de calidad, supone el final de un proceso por el que se garantiza que un producto se ha realizado conforme a las normas de la tradición judía.

 

I+D+i

 

La inversión en I+D de Israel es la más alta del mundo, por encima del 5 % de su PIB. En este campo de actividad la economía israelí está muy abierta a la cooperación internacional. Israel es un país ligado al emprendimiento innovador, de ahí que desde el Gobierno autonómico, junto con la colaboración sectorial para explorar vías de negocio futuro, existan contactos con los principales centros de I+D+i en Israel y se trabaje en convenios de colaboración, para alimentar la transferencia tecnológica a través de la nueva red de innovación empresarial de Castilla y León.

 

La agricultura israelí, fruto de esta inversión, está muy tecnificada, destacando su aprovechamiento del agua, muy escaso en esa zona, y la aplicación de las nuevas tecnologías. Castilla y León e Israel trabajan en aplicar ese conocimiento en la Comunidad y aprovechar las aguas residuales, lo que permitirá incrementar el agua disponible para riego, reducir los costes en el tratamiento de las mismas y mejorar la calidad de los cursos de agua naturales.

 

La Comunidad aprovecha también el conocimiento israelí en la mejora genética de cultivos tradicionalmente mediterráneos en entornos áridos como la vid o el olivo, la multiplicación de material clonal de variedades de fresa y la producción de la planta, así como el desarrollo de cultivos hortícolas al aire libre.

 

En cuanto a la ganadería, Castilla y León e Israel trabajan en la mejora genética de la ganadería ovina, y en la adaptación de los procesos de elaboración de los productos lácteos de la Comunidad a los requisitos de colectivos religiosos.

 

Este intercambio de I+D+i también se desarrolla en producir sistemas de cultivo alternativos en acuicultura y en la producción de energía a través de la biomasa.

 

Además, dentro de la transferencia de conocimientos, se está analizando la posibilidad de utilizar la alta tecnología y conocimiento israelí de los drones (aviones no tripulados) en los controles de campo, usando las imágenes cercanas y de alta resolución que pueden tomar, de manera que se optimicen los trabajos en campo para verificar determinadas prácticas de los agricultores o el cumplimiento de la condicionalidad.