Castilla y León contará con unas 1.600 plazas en unidades de convivencia antes del fin de 2015

Así lo ha anunciado este martes en Palencia la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, que ha inaugurado la primera unidad de convivencia del sector público en la residencia San Telmo.

Castilla y León va a contar con alrededor de 1.600 plazas en unidades de convivencia antes de que termine 2015 ya que se tiene previsto abrir 100 nuevas, basadas en este nuevo modelo de atención, que albergarán entre 12 y 16 personas cada una.

 

"Se trata de un modelo que avanza hacia la capacidad de decisión de las personas mayores" para que en un momento de su vida en el que no pueden estar atendidas en su domicilio y necesitan estar en un centro residencial, puedan seguir teniendo su autonomía, ha explicado la consejera.

 

Marcos ha apuntado que estas personas no deben cambiar su modo de vida, sino que el modelo se debe "adaptar a sus necesidades y a sus gustos" para que puedan elegir desde su comida hasta el momento de levantarse o cómo decorar su habitación.

 

"No es un sistema de turnos", ha añadido, ya que es un profesional de apoyo quien les atiende y conoce sus necesidades, a su familia, sus gustos...etc.

 

EN RECUERDO DE JOSÉ MARÍA HERNÁNDEZ

Con esta nueva unidad, que ha recibido el nombre del recién fallecido presidente de la Diputación, José María Hernández, ya existen en la provincia de Palencia 13, unas en funcionamiento, otras en formación y otras en construcción y, según Marcos, donde mejores resultados están teniendo es en el grupo de grandes dependientes.

 

En el caso de la residencia San Telmo, se han adaptado las nuevas instalaciones al modelo promovido por la Gerencia de Servicios Sociales para ofrecer a los residentes un lugar en el que preservar su individualidad e intimidad con una inversión de 233.000 euros.

 

En concreto, las obras realizadas para dotar a la residencia de San Telmo de esta Unidad de Convivencia han incluido una completa remodelación de las instalaciones, en las que se han ensanchado los pasillos, se han readaptado las habitaciones y se ha acondicionado una zona común.

 

Así, las nuevas dependencias constan de diez dormitorios con baño propio para los once residentes (un matrimonio ocupa una misma habitación), una zona común compuesta por zona de televisión, de reunión y ocio, biblioteca y cocina.