Castilla y León, a la cabeza en casos de gripe con 594,5 casos por cada 100.000 habitantes

Gripe, resfriado

La gripe aumenta su incidencia un 44% en una semana y supera los 300 casos por 100.000 habitantes.

La actividad de la gripe en España continúa aumentando y en la última semana la incidencia ha crecido un 44 por ciento, hasta los 306,9 casos por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos recabados por el Instituto de Salud Carlos III, que muestra como se sigue produciendo una mortalidad "por encima de la esperada" para esta época del año. Castilla y León se encuentra a la cabeza de las comunidades, con 594,5 casos por cada 100.000 habitantes.


El último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de este organismo, relativo a la semana del 19 al 25 de enero, muestra como la tasa de incidencia vuelve a crecer una semana más, dejando atrás los 212,8 casos por 100.000 habitantes de la semana anterior y superando la barrera de los 300 casos.

La intensidad de la actividad gripal es media o alta en todo territorio sujeto a vigilancia y se señala un aumento generalizado de la difusión gripal con niveles epidémicos en toda España. Además, se observa un incremento significativo en todos los grupos de edad, especialmente en los menores de 15 años.

Este nuevo incremento de casos coincide además con la detección de los dos primeros brotes de gripe de la temporada: uno en una institución sanitaria causado por el virus A no subtipado y otro en una residencia geriátrica en la que se ha confirmado como agente causal el virus de la gripe A(H3N2).

No obstante, los autores del informe reconocen que la pendiente de ascenso disminuye respecto a la semana previa, cuando el incremento fue del 139 por ciento, lo que indica que "probablemente" se acerca el pico de máxima incidencia gripal de la temporada 2014-2015.

Las zonas con mayor actividad gripal se observan en el centro peninsular y algunas áreas de Castilla y León, Asturias, oeste de Castilla-La Mancha y norte de Andalucía.

Precisamente la comunidad castellanoleonesa ha superado a Asturias y se convierte en la región más castigada por el virus, con 594,5 casos por 100.000 habitantes, seguida de Asturias (514,8), Extremadura (488,3), Aragón (402,9), Castilla-La Mancha (399,8), País Vasco (391,9), Melilla (340,7) y Navarra (338,8).