Casi seis horas de pruebas físicas para los aspirantes a Policía Local

Pruebas físicas de la Policía Local
Ver album

Los cerca de 160 aspirantes a las seis plazas de la Policía Local pasan casi seis horas en las pistas del Helmántico para hacer una prueba de salto, otra de lanzamiento, un 60 y una carrera de mil metros. Sólo la mitad llegan a la última prueba.

Los aspirantes a Policía Local han tenido una jornada maratoniana para pasar sus primeras pruebas en el proceso para dotar las únicas seis plazas previstas. Cerca de seis horas han pasado en las pistas del Helmántico los que han llegado a la última prueba, la carrera de 1.000 metros, en una mañana que ha convocado a cerca de 160 personas en las pistas de atletismo.

 

La jornada ha empezado con retraso porque los aspirantes estaban convocados a las 10.00 horas para llevar a cabo varias pruebas, pero hasta cerca de las 10.15 no ha aparecido el jurado tras hacer los últimos trámites; al frente, el jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández. Ya estaban allí esperando los jueces de la delegación de atletismo, que han estado puntuales y que eran los encargados de verificar las marcas de manera independiente. Entre los asistentes, algunos deportistas y exatletas de élite como el triatleta Pedro Ramos o la vallista Celia Medina.

 

Después, agentes y representantes de los sindicatos policiales han procedido a pasar lista y convocar a los aspirantes. Ese proceso se ha demorado durante más de media hora que se ha acumulado. Entre tanto, se podían comprobar en algunos los nervios a la par que se combatía el frío. Mientras se llamaba a los convocados, algunos han empezado a calentar para afrontar las pruebas físicas, pero se les ha indicado que no lo hicieran hasta que se permitiera.

 

Tras pasar lista, se han dado unos minutos para el calentamiento y después los aspirantes han empezado a hacer las pruebas. La primera, el salto de longitud a pies juntos para el que se pedían determinadas marcas en función de la edad y el sexo y que eran eliminatorias: quien no fuera declarado apto no podía hacer la siguiente. Han seguido el lanzamiento de balón medicinal, la prueba de velocidad sobre 60 metros y la última, la de resistencia, sobre una distancia de mil metros. Para entonces quedaban la mitad de los aspirantes, una vez descontados los que no se habían presentado y los que habían sido eliminados en las pruebas precedentes.

 

Esta última estaba a punto de comenzar cuando eran las tres de la tarde y se ha demorado todavía varios minutos al hacerse en varias tandas. Eso ha obligado a esperas que han sido la constante para todos los participantes durante la mañana.

 

La última prueba es de natación, pero no se ha podido realizar hoy por culpa de la avería en la piscina de Garrido. Se ha trasladado a La Alamedilla para el próximo lunes a las cuatro menos cuarto, único horario disponible, una circunstancia que ha planteado algunas dudas sobre si las pruebas se tenían que haber celebrado o no al que poder realizarse todas en el mismo día.