Casi 300.000 euros ayudarán a las cámaras a combatir las plagas

Otras cuantías. La Unión de Asociaciones Ganaderas recibirá 700.000 euros para el control lechero y se destinará medio millón para equipos de diagnóstico de encefalopatías espongiformes transmisibles
ICAL

El Gobierno regional aprobó ayer una ayuda de 295.830 euros a las cámaras agrarias de Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Valladolid para hacer frente a los gastos que genere su actividad como agentes de la Red de Vigilancia Fitosanitaria de Castilla y León en los próximos meses. De esta forma, colaborarán con la Junta en la prevención y lucha contra las patologías vegetales que pudieran afectar a los cultivos de dichas provincias.

La Cámara Agraria de Burgos recibirá 40.680 euros; la de León, 28.350; la de Palencia, 42.210; la de Salamanca, 36.630; la de Segovia, 35.100; la de Soria, 36.247; la de Valladolid, 44.370; y la de Zamora, 32.242, precisa en un comunicado el Ejecutivo autonómico.

La Junta explica que el desarrollo de las tecnologías de la información y la liberalización del comercio son factores que “han intensificado” el tránsito de personas y mercancías, propiciando la aparición de nuevas patologías. Para evitar la ruptura del equilibrio en los ecosistemas de la Comunidad y las consiguientes pérdidas económicas para los cultivadores, “el control, la prevención y la lucha contra las patologías vegetales son fundamentales para evitar que las plagas puedan colonizar grandes superficies de cultivo en un tiempo relativamente corto”, destacan.

Para conseguir estos objetivos, hasta mediados del próximo año, las cámaras agrarias serán el instrumento utilizado por la Consejería de Agricultura y Ganadería para poner en marcha actuaciones de carácter formativo e informativo relacionadas con la detección y el control de las plagas y organismos nocivos en sus ámbitos territoriales.

En otro orden de cosas, la Unión de Asociaciones Ganaderas para el control lechero de Castilla y León, recibirá una subvención por importe de 700.000 euros de la Junta, que se destinará al desarrollo de las actividades que el Centro Autonómico del Control Lechero de la Comunidad ejecute este año.

Estas Federaciones Autonómicas de Asociaciones Provinciales y las Asociaciones Nacionales de Ganado Selecto, oficialmente reconocidas para la gestión de los libros genealógicos de las razas de aptitud lechera que contaban con ganaderías asociadas en Castilla y León, eran las responsables del control lechero en la Comunidad Autónoma, hasta que en mayo del 2006 se agruparon en la Unión de Asociaciones Ganaderas para el Control lechero de Castilla y León (Uagcyl) con el fin de coordinar las actuaciones de todas ellas. En última instancia, el Consejo concretó ayer El Consejo de Gobierno acordó una inversión de 540.000 euros para la adquisición de equipos de diagnóstico post mortem de las EETs por la técnica Elisa. El sistema de detección se basará en el uso de dos anticuerpos monoclonales específicos para cualquier especie a diagnosticar (bovino, ovino, caprino).

Estas pruebas diagnósticas se llevan a cabo en ejecución del Programa Integral Coordinado de vigilancia y control de las encefalopatías espongiformes transmisibles de los animales regulado en el Real Decreto 3454/2000 y en cumplimiento de la normativa europea para la prevención, el control y la erradicación de dichas enfermedades y sus posteriores modificaciones, señala un comunicado.

La adquisición se contratará por procedimiento abierto y tramitación urgente y la Consejería de Agricultura y Ganadería deberá disponer de un tercio del material ofertado en el plazo de quince días hábiles, contados desde la notificación de la adjudicación definitiva, y el resto en el plazo de cuarenta días naturales desde la formalización del contrato.

El adjudicatario suministrador de los detectores deberá disponer de un equipo cualificado que preste el apoyo técnico adecuado para garantizar el mantenimiento y reparación de los equipos entre 24 y 48 horas tras solicitarle su asistencia. El material se entregará a los laboratorios autorizados de la Comunidad en Burgos, León y Salamanca.