Casi 24.000 funcionarios de Salamanca esperan una decisión de Montoro sobre el fin de los recortes de 2012

El ministro Cristóbal Montoro en el Senado

Los trabajadores de todas las adminsitraciones siguen con interés el anuncio, ya oficial, de que el ministro de Hacienda trabaja para devolverles lo que perdieron con los recortes de hace cuatro años. Paga extra, 'moscosos', ampliación de horarios y salarios, en el punto de mira.

El 'run run' empezó a sonar el martes por la noche y, tras un extraño desmentido, ya es oficial la noticia que el sector público estaba esperando: este 2015 puede ser el año del fin de los recortes para los empleados públicos. Una noticia importante para economías como la de Salamanca, con casi 24.000 trabajadores que cobran su nómina de las distintas administraciones y que han visto recortados durante los últimos años sus salarios y poder adquisitivo, lo que ha retraído su capacidad de consumo. Y que también han visto reducidos días libres y aumentada su jornada laboral, entre otras medidas.

 

La decisión afectaría a los 23.960 integrantes que, según el último dato del boletín estadístico del personal al servicio de la Administración, trabajan en el sector público en Salamanca entre todas las administraciones y entre funcionarios y laborales. De momento, el Estado es el primero que ha confirmado su intención de ir negociando la manera de recuperar los derechos recortados; y detrás podrían ir los empleados de la administración local, afectados 'de rebote' por los recortes y los de la administración regional. No en vano, fue una iniciativa de Montoro la que llevó los recortes a todas las administraciones y ahora una decisión de Hacienda en el sentido contrario le puede dar la vuelta.

 

 

HABLA MONTORO

 

El Ministerio de Hacienda ha reconocido este miércoles que se está negociando con los representantes de los funcionarios la posibilidad de revertir algunos de los recortes que sufrieron en 2012, como la paga extraordinaria o los días de libre disposición. No obstante, y por boca de su titular, Cristóbal Montoro, ha advertido que nadie espere recuperar de de un plumazo lo que se perdió: solo la paga extra costaría mil millones de euros. Pero parece abierto a un calendario para ir retornando estos derechos poco a poco.

 

Sobre ello habían hablado varios medios de comunicación, que daban noticia de una reunión la semana pasada entre representantes de la Dirección General de la Función Pública con los tres sindicatos mayoritarios para hablar de tres cosas: pagar el 75% pendiente de la paga extra de Navidad de 2012, devolver los días libres, una nueva oferta de empleo público e, incluso, una subida del 1% de los congelados salarios públicos.

 

A pesar de ello, a primera hora del miércoles el secretario de Estado de relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, desmentía que el Gobierno tuviera entre sus planes este tipo de medidas, poco después el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, restaba contundencia a la negativa, pidiendo que no se generaran falsas expectativas que pudieran entorpecer las negociaciones. "La intención del Gobierno es devolver el esfuerzo de todos estos años a todos (los españoles), y también a los funcionarios a medida que tengamos margen presupuestario y en diálogo con los sindicatos", resaltaba Montoro, recordando que ya el año pasado se devolvió una cuarta parte de la paga extra suprimida en 2012.

 

 

JUNTA Y MUNICIPIOS

 

En la misma tesitura podrían encontrarse los funcionarios de la administración local, que se vieron afectados por los recortes una vez ayuntamientos y diputados decidieron hacer suyas las medidas emanadas del Estado central y de las comunidades autónomas. En este caso, la Junta de Castilla y León podría ser la próxima en mover ficha. Esta misma semana el líder de la oposición, Luis Tudanca (PSOE), ha conminado a la Junta a dar la vuelta a los recortes operados a principios de 2012 para los 10.980 trabajadores de la adminsitración regional en Salamanca, y los 87.000 que tiene la Junta en toda Castilla y León.

 

Entonces, la Junta decidió contener el déficit público congelando sueldos, con la retirada de la paga extra de Navidad (solo se pagó una parte), aumentando la jornada laboral hasta las 37,5 horas, congelando la oferta pública de empleo y con otras medidas como la reducción de liberados sindicales, la eliminación de sociedades públicas, un nuevo decreto sobre las bajas, control del absentismo... Ahora podría ser el momento de revertir esta situación porque el decreto 1/2012 con las medidas establecía que un nivel de crecimiento por encima del 2,5% bastaría para empezar a recuperar lo perdido, y está en el 2,6%.