Casi 1.200 efectivos y 352 vehículos de Protección Civil trabajan para garantizar la seguridad ante la riada del Ebro

Uno de los municipios de la ribera afectados por la crecida del Ebro

Un total de 1.163 personas Y 352 vehículos participan, desde la activación del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón, el pasado 24 de febrero, en el dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad de los ciudadanos y sus bienes durante la riada del Ebro.

Sólo la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha aportado 450 efectivos desplegados a lo largo de la ribera del Ebro, han informado desde el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Junto a ellos han estado trabajando de forma coordinada técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Bomberos de la Diputación de Zaragoza, la empresa pública SARGA, el Instituto Aragonés del Agua, Cruz Roja, Agentes de Protección de la Naturaleza, Guardia Civil, Policías Locales, Policía Nacional y las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil, Técnicos de Emergencias del Centro Coordinador 112 SOS Aragón, técnicos de carreteras, trabajadores sociales del IASS y de las comarcas, psicólogos y médicos de atención primaria y personal de enfermería.

En las labores de achique, contención y vigilancia de la riada se han utilizado 351 vehículos. Entre ellos hay bombas de achique, camiones para el transporte de arena, bulldozer, maquinaria pesada para la reconstrucción de puentes, lanchas neumáticas, ambulancias y vehículos ligeros.

OFICINA DE AFECTADOS

A las 16.00 horas de este martes abrirá sus puertas la Oficina de Atención a los Afectados por las Inundaciones del río Ebro. Estará ubicada en la sede de la Comarca de la Ribera Alta del Ebro, en el municipio de Alagón.

Allí trabajarán representantes de distintos Departamentos del Gobierno de Aragón, coordinados por el Director General de Ordenación del Territorio, Javier Gamón, así como de la Delegación del Gobierno.

SITUACIÓN

En la ribera baja a las 19.00 horas de la tarde de este lunes ha quedado desactivado el plan de evacuación que se había diseñado para el municipio de Pina de Ebro.

La estabilización del caudal y los trabajos de refuerzo realizados en las motas por la empresa pública SARGA y la Confederación Hidrográfica del Ebro han permitido no tener que desalojar de forma preventiva a los vecinos del municipio.

Asimismo, técnicos de Protección Civil han estimado que no existe ya riesgo de inundación del barrio bajo de Quinto de Ebro, si bien se mantendrá durante la noche un amplio operativo de seguimiento y vigilancia del cauce y de las motas de defensa.

En la ribera alta se mantienen también algunos efectivos realizando labores de achique de agua en los municipios más afectados por la riada. Igualmente, durante la noche han continuado realizando trabajos de vigilancia del cauce.