Carteles tipo 'Plan E' siguen publicitando en campaña las obras ya terminadas de Mañueco

Decenas de paneles decoran las obras que se han realizado durante los últimos años para hacerlas visibles. Muchos llevan años instalados: los contratos municipales obligan a tenerlos puestos hasta seis meses después de finalizada la actuación.

Las elecciones son momento para presumir de los logros alcanzados durante los cuatro años de mandato, y aunque no sean muchos, el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco no está dispuesto a que se pasen por alto. Para ello cuenta con la ayuda inestimable de decenas de carteles de dos metros de ancho por 1,75 de alto que están instalados en las obras que se han ido realizando estos años y que, a día de hoy, se mantienen a pesar de que muchas de las actuaciones que anuncian están terminadas hace meses.

 

Los grandes paneles se pueden ver actualmente en obras sin terminar o recién acabadas como las del parque de La Alamedilla o las actuaciones en aceras, pero también en otras que llevan meses en servicio, como la calle Peñaranda, el aparcamiento de la calle La Radio; e incluso en obras que hace más de medio año que se abrieron, caso de la peatonalización de Santa Eulalia y Pozo Amarillo, puesta en servicio a mediados de noviembre. Precisamente seis meses es el plazo establecido en los pliegos de contratos como período de referencia para mantener los carteles, algo que se supera en muchas. Sin embargo, los carteles siguen ahí publicitando en grandes letras que el Ayuntamiento de Salamanca trabaja para nosotros o que estamos construyendo juntos. Uno de los casos más flagrantes es el de la renovación de redes de las calle Pontevedra, La Paloma y otras cercanas al paseo del Rollo. La obra finalizó en septiembre de 2014 y todavía, a día de hoy, luce en la zona el cartel gigante publicitando la actuación.

 

Modelo de cartel obligado en las condiciones de contratos de obras del Ayuntamiento.

 

 

Hace algo más de un año, el pasado verano, que el Ayuntamiento de Salamanca lanzó una ofensiva de contratos de obra estratégicamente diseñada para que muchas de ellas se pudieran lucir en el año electoral. Fueron 1,8 millones en diversas licitaciones para peatonalizar calles, construir estacionamientos, arreglar calles y aceras... Todas ellas con un requisito publicitario común: un cartel que anunciara las obras. Según los pliegos de condiciones, las empresas concesionarias deben pagar e instalar una valla publicitaria con la descripción de la actuación, el presupuesto y el plazo de ejecución. Sin embargo, gran parte del espacio lo ocupan frases como 'Construyendo juntos' o 'Trabajando para usted', junto al nombre y logotipo del Ayuntamiento que aparece en grandes letras.

 

Esta circunstancia ya generó la queja del PSOE, que aunque reconoce que es algo habitual, no entiende que haya que destinar dinero del presupuesto de una obra a esto cuando todo el mundo sabe que las obras municipales las hace el Ayuntamiento. Y que tampoco entiende que los carteles se mantengan sine die en pie y hagan una importante labor de propaganda electoral cuando hace meses que la mayoría de las obras que anuncian están finalizadas.