Carteles, envio de cartas y reparto de dispensadores, en la campaña municipal dirigida a propietarios de perros

Los concejales peñarandinos, Francisco Díaz y Angela González, durante la rueda de prensa en la que presentaron esta campaña

El Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte lanza la campaña «Recoge mis escrementos. Yo no puedo» dirigida a los propietarios de perros para concienciarles de que este gesto ayuda a la convivencia de todos los ciudadanos

El Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte ha emprendido una campaña para que los propietarios de los perros se conciencien de la importancia de recoger sus escrementos de los viales públicos. Bajo el lema «Recoge mis escrementos. Yo no puedo», se ha diseñado un cartel que se repartirá por diferentes puntos de Peñaranda. Además, se va a enviar una carta informativa a los propietarios de los 650 perros censados para explicarles la campaña y concienciarciarles de la importancia de que recojan los escrementos de sus mascotas, como explicó la concejala de Medio Ambiente, Angela González. 

 

Otra de las acciones es el reparto gratuito de unos dispensadores de bolsas que entregarán en las oficinas municipales del Merca-rural presentando un recibo del pago de la tasa por tenencia de perros. 

 

Esta campaña se une a otras dos acciones que se llevaron a cabo en verano como la sustitución en algunos parques del cartel de prohibidos perros por prohibidos perros sueltos. Por otro lado, en el taller de dibujos que se realizó en el programa de las Ferias y Fiestas se obsequió a los niños con un cuento titulado «La caca mala pata» que abordaba este tema. Por otro lado, también se está trabajando en la zona del pipican junto a la Ronda de la Estación, cuyas obras finalizarán próximamente. 

 

El teniente de alcalde, Francisco Díaz Muñoz, comentó que "la intención del Ayuntamiento es favorecer la convivencia entre todos los peñarandinos", y destacó que "la Policía Local se encargará de hacer cumplir la normas municipales aprobadas en el ordenamiento" y que contempla multas para aquellos que dejen escrementos en la vía pública.