Carmen Martín Gaite, 15 años después a Salamanca le quedan sus libros, su busto pero no su legado

Busto a Carmen Martín Gaite en la Plaza de los Bandos de Salamanca

Este 23 de julio se cumplen 15 años del fallecimiento de la escritora salmantina Carmen Martín Gaite. De ella en Salamanca quedan sus libros, un busto en la Plaza de los Bandos y poco más, ya que la ciudad parece que ya no tiene opción alguna de acoger el fondo documental que dejó.

La escritora salmantina Carmen Martín Gaite falleció un 23 de julio de hace 15 años por culpa de una grave enfermedad, convertida en la autora más importante de nuestra ciudad durante el siglo XX y una de las más relevantes de toda la literatura española. Solo hace falta repasar alguno de sus libros, como 'Entre visillos' o 'El cuarto de atrás', para comprobar que para ella Salamanca siempre estuvo presente.

 

Galardonada con el Premio Nacional de las Letras en 1994, con anterioridad había recibido otros premios de gran importancia en el mundo literario como el Nadal, el Príncipe de Asturias de las Letras y el Castilla y León de las Letras.

 

Una figura inmensa de la literatura contemporánea, con talento siempre intacto pero del que 15 años después de su desaparición en Salamanca casi no quedan vestigios. Apenas un busto situado en la Plaza de los Bandos, enfrente de donde 'Carmiña' vivió, que para muchos pasa inadvertido.

 

La lucha por conseguir que nuestra ciudad acogiera su legado en forma de fondo documental parece definitivamente perdida. Hace ya nueve años que la Junta de Castilla y León llegó a un acuerdo para adquirir, mediante compra a la hermana de la escritora, ese fondo documental, el legado artístico de Martín Gaite que va desde novelas a escritos personales.

 

La compra se hizo por una cantidad cercana a los 360.000 euros y su destino ha sido la Biblioteca de Castilla y León, que tiene sede en Valladolid. En principio fue una sede temporadal y desde entonces ha habido varios intentos para que Salamanca, por su vinculación con la ciudad, fuera el hogar definitivo para ese legado. No ha sido posible.

 

Ya en 2006 hubo una primera solicitud desde el Partido Socialista a la Junta, además con el respaldo de la Universidad de Salamanca, donde Martín Gaite estudió Románicas. La USAL intentó asumir inicialmente la compra, sin fortuna, y también que llegó a proponer crear una Cátedra Extraordinaria de literatura contemporánea con el nombre de la autora.

 

Esa propuesta o la de que la Torre de los Anaya pudiera convertirse en el centro dedicado a recoger esos documentos y crear un espacio entorno a la figura literaria de Martín Gaite, cayeron en agua de borrajas.

 

Salamanca ha perdido la batalla por los recuerdos de Martín Gaíte aunque queda su literatura y visitar ese busto que como la protagonista de 'Nubosidad variable' permanece en Los Bandos "con los ojos alzados al aparente vacío".