Carlos García Sierra tardó seis años en "extrañarse" de las contrataciones irregulares

Carlos García Sierra y el presidente de la Diputación de Salamanca. Foto: NSZ

La Diputación defiende que fue el diputado de Fomento el que impulsó la investigación en 2012, pero Carlos García Sierra es máximo responsable de ese área desde 2007. Los contratos bajo sospecha corresponden a sus dos etapas, en las que ha presidido las comisiones de contratación y Fomento.

La Diputación de Salamanca ha ofrecido una curiosa versión sobre la decisión de llevar a la fiscalía el escándalo de la posible concesión irregular de obras por 12 millones de euros. Según ha explicado Javier Iglesias, la iniciativa parte del diputado Carlos García Sierra que, a comienzos de 2012, se extrañó de la importante acumulación de contratos por parte de algunas empresas que aglutinaban buena parte de las concesiones de la Diputación en materia de fomento. Por este motivo, según Iglesias, empezó a hacer un seguimiento de estos contratos y llegó a la conclusión de que podía existir irregularidades; el resultado de las pesquisas se fraguó en un informe encargado el pasado día 8 de octubre y que entregó al presidente de la Diputación el día 19 de noviembre, este miércoles.

 

Hasta ahí, la versión 'bienintencionada' del equipo de Gobierno de la Diputación. Sin embargo, y según la Diputación, Carlos García Sierra no percibió que había empresas que aglutinaban muchos contratos en el área de Fomento a pesar de que es el titular de este área desde el año 2007, con la anterior corporación, y que ha seguido en el mismo puesto en la presente legislatura. El diputado es también el presidente de la comisión de Fomento y de la mesa de contratación, con lo que tiene constancia de todos los contratos que se firman en estos órganos.

 

En su versión, Javier Iglesias se refiere a que la investigación arranca en 2012, con lo que el diputado de Fomento tardó cerca de seis años en caer en la cuenta de que se podían estar produciendo estas situaciones. Y también a pesar de que afectaban directamente a su área de gestión, en la que ocupó la máxima responsabilidad durante todo este tiempo.