Cárcel para el autor del accidente mortal en la curva del Clínico

Sentencia. El juez le condena a dos años y diez meses de prisión y a abonar a las víctimas unas indemnizaciones que ascienden a los 134.410 euros. Postura. La defensa tiene previsto recurrir el fallo
E. G.

El joven de 21 años, Á. I. C, conductor del vehículo que el pasado día 1 de marzo de 2009 tuvo un accidente en el paseo del Desengaño, en el que falleció David Mulas Aguilar, de 19 años –en el momento de los hechos– ha sido condenado a dos años y 10 meses, además de cinco años de privación del permiso de conducir, con pérdida del mismo por un delito de homicidio por imprudencia grave y cuatro delitos de lesiones por imprudencia grave (por las heridas de los ocupantes del turismo). También tendrá que hacer frente a unas indemnizaciones que ascienden a los 134.410,45 euros.

Los padres del fallecido recibirán 105.711,15 euros, mientras que el resto de la cuantía corresponde a tres heridos que viajaban en el turismo y al Ayuntamiento –780,95 euros– por los daños causados en el mobiliario urbano. El fallo recoge la reducción en un 15% de las indemnizaciones que recibirán los tres contusionados por entender que “el no llevar puesto el cinturón de seguridad contribuyó en los resultados producidos por el accidente”.

En la sentencia se recogen como hechos probados que el condenado Á. I. C., con permiso de conducir con restricciones –por una discapacidad física– y sin antecedentes penales, sobre las 3.45 horas del 1 de marzo de 2009 conducía el vehículo Opel Astra por el paseo del Desengaño, “con su capacidad de atención y reflejos sensiblemente disminuida como consecuencia de las bebidas alcohólicas previamente ingeridas –0,53 gramos de alcohol en la primera prueba y 0,51 en la segunda–” y “omitiendo las más elementales exigencias de atención y cuidado, ello unido a la velocidad excesiva a la que circulaba, superior a la establecida en vías urbanas y sin adaptarla al estado mojado de la calzada”, según consta en el fallo, que también recoge el “exceso de ocupación del vehículo, (viajaban el conductor y cinco ocupantes, uno de ellos menor), la desactivación voluntaria del control de derrapaje y la falta de pomo al volante al que estaba obligado por las restricciones de su permiso”.

El vehículo, llegando a la conocida como Curva del Clínico, “colisionó contra el bordillo de la acera y dos árboles ubicados en el interior de ésta, continuando su trayectoria hacia el segundo mirador de la vera del río chocando contra el muro de protección, girando sobre sí mismo hacia la izquierda e impactando finalmente contra otros dos árboles ubicados en la acera”.

Fruto del impacto, falleció el joven David Mulas y resultaron heridos los otros cuatro ocupantes del turismo. El fallo señala que el fallecido murió por un shock hipovolémico. Además, detalla que tal y como explicó uno de los agentes de la Policía Local que intervino en el siniestro, “en nada habría cambiado que David Mulas hubiera llevado el cinturón puesto en cuanto a su fallecimiento, ya que la esquina del muro entró en el vehículo e impactó por su espacio vital”.

Ante el fallo, el abogado de la defensa tiene previsto recurrir.