Carbajosa se suma a la moda de los huertos urbanos

Huerto urbano

El ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada concederá, esta primavera, ciento treinta parcelas de cincuenta metros cuadrados, destinadas a la plantación de huertos urbanos. La demanda ha superado las expectativas y las solicitudes multiplican la oferta. 

Los huerto urbanos son ya en España toda una realidad, la moda comienza en 1973 en Nueva York, cuando la conocida como “green guerrilla” comenzó a limpiar y cultivar solares deshabitados. En España a través de medios más burocráticos son ya muchas las ciudades y pueblos, que con ayuda de sus ayuntamientos acercan un poquito más las posibilidades del campo al, hasta ahora, frío asfalto.

 

Carbajosa no es Nueva York, pero sus vecinos también  podrán disfrutar desde esta primavera de sus  huertos urbanos. Se trata de una iniciativa del ayuntamiento, que concederá ciento treinta parcelas de cincuenta metros cuadrados a sus ciudadanos. Una propuesta que ha tenido gran acogida, pues son ya ciento cuarenta y dos  las solicitudes que ha recibido el consistorio.

 

Los terrenos que el ayuntamiento ha donado se encuentran en La Vaguada del Arroyo y estas parcelas contarán con una pequeña caseta para guardar los utensilios necesarios para su explotación y toma de agua de carácter gratuito.

 

A la concesión de estas parcelas solo podrán acceder los ciudadanos empadronados en Carbajosa, una vez concedidas dispondrán de una licencia de dos años, prorrogable a cuatro por unidad familiar. Las cosechas resultantes no podrán ser utilizadas para obtener beneficio económico.

 

Son varias las iniciáticas  similares que se han llevado a cabo en Salamanca como el huerto urbano de Santa Marta de Tormes, o los de, Villamayor, Ledesma y Cabrerizos. También las grandes ciudades sucumben a esta moda que acerca un poquito más la frutería a nuestras casas, Barcelona y Madrid cuentan ya con una amplia red de huertos urbanos.

 

Iniciativas que ya sea, en pos del entretenimiento, la sostenibilidad o como complemento económico para las familias más afectadas por la crisis, están cambiando poco a poco nuestros paisajes urbanitas.