Caras serias de España a su llegada mientras los argentinos sacan pecho

SERGIO RAMOS. El lateral fue el único que atendió a los medios y mandó un recado a sus rivales: “Da igual lo que se publique, podemos ganar títulos”
EFE /MADRID

La selección española aterrizó ayer al mediodía en el aeropuerto de Madrid-Barajas con una hora de retraso procedente de Buenos Aires y con los rostros de los jugadores muy serios, tras la derrota en el partido amistoso del martes frente a Argentina por 4-1.

La expedición al completo llegó a Madrid en un vuelo chárter procedente de la capital argentina, pero pocos salieron al exterior, pues la mayoría enlazaron con otros vuelos hacia sus destinos por el interior del aeropuerto.

El primero en salir fue el seleccionador nacional Vicente del Bosque, al que siguieron los jugadores del Real Madrid Xabi Alonso, Iker Casillas, Álvaro Arbeloa y Sergio Ramos, así como David Silva y Fernando Torres. Los futbolistas atendieron las peticiones de los seguidores que reclamaban una fotografía o un autógrafo.

El único que quiso pronunciarse brevemente fue Sergio Ramos, que restó importancia al entusiasmo con que los medios de comunicación argentinos han acogido el triunfo de su selección frente a España, y comentó que “da igual lo que se publique allí”, porque “hemos demostrado que podemos ganar títulos”.

Y es que la prensa argentina se ha venido arriba después de la victoria de su selección ante la campeona del mundo. “Casi con los mismos nombres que dirigió Maradona, el equipo fue sólido y terminó ovacionado. España fue apenas una sombra del campeón de Sudáfrica 2010”, comenta en portada el Clarín. El diario deportivo Olé apunta que el campeón del mundo “fue humillado” y tras diez años “recibió cuatro goles, perdió su primer partido luego del título del Mundo y sigue sin ganarle a Argentina en su casa”. “Ahora se impone refundar a la Selección más que correr detrás de un resultado fugaz”, comenta luego de recordar que Argentina encajó un “doloroso” 0-4 ante Alemania que la dejó fuera en cuartos. sPágina/12 sostiene a su vez que Argentina “le faltó el respeto” al campeón mundial y pone de relieve la eficacia del equipo nacional al marcar “cuatro goles en ocho llegadas” a la portería rival.