Capturan a tres atracadores de una vivienda en Aldehuela

Investigación. Los agentes no descartan nuevas detenciones y barajan la posibilidad de que se trate de una banda organizada. Actuación. Realizan dos registros en domicilios e intervienen dos turismos
E.G.

Tan sólo un día después del asalto que un matrimonio sufrió la madrugada del pasado lunes en su vivienda de Aldehuela de la Bóveda, la Policía Nacional ha detenido a tres personas, según informaron fuentes de la Comisaría provincial de Salamanca.

En concreto, las detenciones se produjeron el pasado martes y son fruto de una investigación que la Brigada de Policía Judicial inició desde hace dos meses con el fin de esclarecer los delitos por robo con violencia o intimidación cometidos presuntamente por un grupo organizado. Los apresados responden a las iniciales J. A. P. M., de 36 años; W. G. O., de 40 y F. G. G., de 21 años, dos de los cuales, según ha trascendido, fueron detenidos en sus domicilios en Salamanca.

Tras las detenciones, la Brigada provincial de Policía Judicial efectuó dos registros en domicilios e intervino dos vehículos utilizados en los hechos delictivos. Además, los efectivos policiales continúan realizando gestiones y diligencias de investigación ante la sospecha de que los arrestados también hayan participado en otros hechos delictivos.

Según informaron fuentes policiales, no se descarta la posibilidad de que se efectúan más detenciones relacionadas con este asalto.

El atraco se registró la madrugada del pasado lunes en una vivienda ubicada a la altura del kilómetro 273 de la Nacional 620, en la localidad de Aldehuela de la Bóveda. Los hechos sucedieron de madrugada, entre las 3.00 y las 4.00 horas, cuando tres individuos entraron en el domicilio donde en ese momento dormía un matrimonio de unos 70 años, que regentan una gasolinera en el citado municipio. Al parecer, los asaltantes accedieron al interior de la vivienda desmontando la ventana de la cocina, encapuchados y con una linterna, según informaron fuentes cercanas al caso. Una vez en el interior, los asaltantes, que según las citadas fuentes iban armados con hierros y una pistola, se dirigieron hacia el dormitorio del matrimonio y una vez en el lugar, maniataron a las víctimas de pies y manos, utilizando para ello cuerdas y cinturones. También les colocaron un pañuelo en la boca para evitar que pidieran auxilio, llegando incluso a golpear a las víctimas. Tras revolver toda la vivienda, finalmente los atracadores huyeron del lugar con un botín de 8.000 euros en metálico, además de diversas joyas, y dejando a las víctimas atadas en el dormitorio.

No fue hasta por la mañana, en torno a las 8.00 horas, cuando los hijos del matrimonio se percataron de lo sucedido, al comprobar que su padre, que tenía una cita médica en Salamanca, no se presentaba.

Fue una de las hijas las que encontró a sus padres atados y se encargó de liberar a ambos. Tras los hechos, tanto las víctimas como sus familiares se encontraban muy afectados por los hechos. Además, por el modo de actuar, algunas fuentes aseguran que los atracadores, dos con acento extranjero y uno castellano, conocían la vivienda y a las víctimas.