Captan enormes emisiones de dióxido de carbono del cometa ISON

Astronomos de la misión del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA han observado fuertes emisiones de dióxido de carbono del cometa ISON, antes de su paso través del Sistema Solar interior a finales de este año. Las imágenes capturadas el pasado 13 de junio con la cámara infrarroja de Spitzer indican que el dióxido carbono es expulsado poco a poco y de manera constante junto con el polvo. Ambos se unen en la cola del cometa que mide unos 300.000 kilometros de largo.
MADRID, 24 (EUROPA PRESS)



"Se estima que ISON emite alrededor de un millón de kilogramos de gas y más de 54 kilogramos de polvo todos los días", ha señalado el lider de la investigación, el científico de la NASA Carey Lisse, que ha destacado el trabajo de su equipo con el telescopio.

ISON se está calentando gradualmente a medida que se acerca al sol. En el proceso, los diferentes gases se calientan hasta el punto de evaporación. Los científicos creen que el dióxido de carbono es el gas que potencia estos cuerpos entre las órbitas de Saturno y los asteroides. "Ahora conocemos a ciencia cierta que esto es así", ha añadido el científico.

Además, ha destcado que esta observación da "una buena imagen de una parte de la composición de ISON, y, por extensión, del disco protoplanetario del que se formaron los planetas". Lisse también ha apuntado que "gran parte del carbono en el cometa parece estar encerrado en hielo de dióxido de carbono". "Sabremos más a finales de julio y agosto, cuando el cometa comience a calentarse al acercarse a la línea de agua-hielo fuera de la órbita de Marte", ha añadido.

El cometa ISON se halla a unos 502 millones kilometros del sol, 3,35 veces más lejos que la Tierra, cuando se hicieron las observaciones. Con este estudio, los expertos pretenden obtener nuevos datos que ayuden a explicar cómo y cuándo se formó el Sistema Solar.

El cometa ISON (C/2012 S1) tiene menos de 5 kilómetros de diámetro y un peso de unos 3.000 kilogramos, aunque su verdadero tamaño y densidad no ha sido determinado con precisión, debido a que está todavía muy lejos. Al igual que todos los cometas, ISON es una bola de nieve sucia compuesta de polvo y gases congelados tales como agua, amoniaco, metano y dióxido de carbono. Estos son algunos de los pilares fundamentales, que los científicos creen que condujeron a la formación de los planetas hace 4,5 millones de años.