Caos ante las rachas de viento de hasta 120 kilómetros por hora

Las previsiones meteorológicas no se equivocaron y la bautizada como tormenta perfecta no se hizo esperar. A partir de las 15.00 horas, el viento empezó a soplar con mayor intensidad hasta alcanzar su racha máxima en torno a las 17.30 horas, momento en el que se llegó a alcanzar 120 kilómetros por hora.
E. G. / L. L. / R. M. F.

Las fuertes rachas arrasaron con todo lo que se encontraron a su paso: vallas, farolas, carteles publicitarios, tejados y árboles, causando el caos tanto en la capital como en la provincia. Esta situación provocó que Policía Local, Guardia Civil y el Cuerpo de Bomberos de Salamanca y la Diputación tuvieran que emplearse a pleno rendimiento para poder atender el aluvión de llamadas recibidas, hasta el punto de que al cierre de esta edición, los efectivos continuaban todavía en la calle. Los desperfectos materiales, cuantiosos e incalculables, ya que fueron numerosos los árboles caídos (entre ellos un abeto de 10 metros en la calle Gütenberg), tejados y chimeneas arrancados, carteles y señales que salieron volando, aterrizando en las carreteras y obstaculizando el paso de los vehículos.

Así, hay que destacar el desprendimiento del tejado del polideportivo de Santa Marta de Tormes, el cartel del Decathlon e incluso el Toro de Osborne, que también se vio afectado. Además, por precaución se impidió la entrada de personas al pabellón y el parque de La Alamedilla y a los parques de La Aldehuela, Huerta Otea y Jesuitas.

Entre los daños personales, un hombre resultó herido con contusiones en diversas partes de su cuerpo al caer sobre el coche en el que se encontraba con su mujer el tejado de una nave de su propiedad en la localidad de Zamayón. El herido, S. G., fue dado de alta tras ser atendido en el Complejo Hospitalario.

Por su parte, los distintos parques de bomberos dependientes de la Diputación provincial registraron 70 actuaciones en 30 localidades de la provincia. Entre las más significativas se encuentran las 25 caídas de árboles y 14 tejados. Los municipios de San Miguel de Robledo, Puebla de Yeltes y Berrocal de Salvatierra registraron una caída del tendido eléctrico. Además, la línea de ferrocarril de Aldehuela de la Bóveda sufrió un corte por la caída de un árbol, aunque pudo ser restablecida. Hubo también carreteras cortadas.