Cano tan sólo tarda quince minutos en otorgarle protagonismo al balón

PRIMER DÍA DE ENTRENAMIENTO. El nuevo proyecto del Salamanca arrancó ayer con doble sesión y con el balón como epicentro.
david gutiérrez
El balón. Ése es el eje del proyecto unionista que encabeza Óscar Cano. El técnico granadino tardó más bien poco, unos quince minutos concretamente, en darles a sus futbolistas lo que más les gusta, que es el esférico. Y ahí comenzó a rodar el nuevo Salamanca.

Con caras de sueño, algún kilo de más, mucho bronceado y expresiones de timidez, en los nuevos sobre todo, y de colegueo, entre los que permanecen, los jugadores de la UDS fueron llegando a eso de las nueve de la mañana a las instalaciones del Helmántico: “¡Qué corto se me ha hecho!”, exclamaba más de uno. En el vestuario les esperaban las cabezas visibles del club: el presidente Juanjo Pascual, los vicepresidentes Alfonso del Arco y Paco Caste, el director deportivo, Balta, el secretario técnico, Jorge de Cózar y, claro está, el cuerpo técnico. Más bien parte de él, puesto que tan sólo el entrenador y el preparador físico estuvieron presentes. Pablo Zegarra se encuentra en Madrid terminando el curso para obtener el título de técnico nacional y con Julio Iglesias, pretendido para la preparación de los porteros, aún no se ha llegado a un acuerdo.

Tras el mensaje de bienvenida de Pascual llegó el de Cano y, después, fue el momento de calzarse las botas de nuevo y saltar al césped de los anexos. El técnico tuvo a sus órdenes a diez jugadores de la pasada temporada, cuatro canteranos y tres recién incorporados. Quique Martín estuvo en el saludo de bienvenida pero se marchó con intención de firmar su contrato y Toti se ejercitó en solitario. Después de unos minutos de carrera continua y los pertinentes estiramientos, Cano tenía preparados diferentes ejercicios de posesión de balón en los que se pudo observar a Brian Sarmiento especialmente activo. El míster tampoco paró. Sus instrucciones, y también las del preparador físico, son constantes. En eso al menos se asemeja a Jorge D’Alessandro.

Ya en la sesión vespertina, la plantilla realizó ejercicios de fuerza en una sesión eminentemente física en la que el preparador físico llevó la voz cantante bajo la atenta mirada de Cano. Y después llegaron las primeras agujetas.