Cano: “Quiero que la gente se vaya contenta a casa cada domingo”

BIEN AVALADO. La recomendación de Juanma Lillo, vital para que el Salamanca apueste por un técnico joven, “ambicioso” y que firma dos años
Teresa Sánchez
El Salamanca ya tiene a ese entrenador comprometido con la filosofía que “queremos en este club y que quieren nuestros socios” –en palabras de Balta–. Óscar Pedro Cano Moreno, granadino de 37 años, ha firmado con la Unión Deportiva Salamanca por dos temporadas y ayer, en su presentación, ofreció los primeros esbozos de lo que espera que sea su paso por la UDS.

Tras su periplo en el Polideportivo Ejido, hace un par de semanas se comprometió con el Real Jaén, de quien se despidió ayer tras aceptar la oferta unionista. Cano explicó cómo se desligó de ese contrato con los jienenses. “La rescisión es obra mía. Les planteé la opción de salir después de la oferta que me hizo la UDS y hemos llegado a un acuerdo con unas compensaciones que salen de mí, para nada participa el club al que vengo”, aclaró. ¿Y la principal razón para dar ese paso y hacer todo lo posible por cambiar? “Hay que tener en cuenta que soy joven y que se me ofrece la posibilidad de entrenar a un equipo de superior categoría. Pero lo que me invita a salir de Jaén y elegir el Salamanca no es sólo la categoría, también la sensibilidad de la gente en relación a un tipo de fútbol que se ajusta mucho a lo que es mi persona. Si se puede encontrar un espacio donde se pueden desarrollar las ideas de uno, creo que Salamanca puede ser el lugar”, apuntó el preparador.

Incidió en detallar cuál es esa idea. “Salamanca representa uno de los últimos reductos en cuanto a que es una afición exigente con el buen fútbol, ha crecido y se ha construido entorno a una idea de juego definida, que es la de ser superior al equipo rival con una buena gestión de la pelota y en ese sentido se parece mucho al ideario propio”.

En las últimas temporadas el banquillo de la Unión ha sufrido varios cambios, y concretamente habló de la campaña 2009-2010 en la que estuvo especialmente caliente con tres hombres al frente. La afición no perdona una. “El entrenador es la presa fácil y hace muchos años que lo asumo con total naturalidad. Miedo no se puede sentir, al contrario, una gran responsabilidad, ilusión. Siempre digo que es difícil que alguien sea tan ambicioso para sí mismo como lo soy yo y las cosas externas tampoco me influyen”.
Óscar Cano llega al banquillo del Salamanca directamente recomendado por alguien que ya lo ocupó en su día, Juanma Lillo. “Somos más que amigos, sin malinterpretar el término, y él tuvo aquí una gran etapa. Cada cual es cada cual y es verdad que es una suerte estar en un lugar donde él entrenó. No sé lo que habrá influido porque es algo que se me escapa”.

Estudioso del fútbol, reconocido amante del juego que practica el Barcelona, emularlo en un club modesto no parece tan sencillo. “Cuando se habla de un fútbol con un alto contenido estético las miradas se van al espejo del Barcelona. Lo tomamos con referencia y creo es que, con matices, se puede jugar bien. Evidentemente no lo vamos a hacer al nivel de perfección que lo hace la selección o el Barcelona porque nadie lo hace en el mundo pero sí creo que, teniendo en cuenta las capacidades de los futbolistas, se puede hacer el mejor fútbol posible dentro de la categoría en la que estamos. Yo soy de los que piensan que el jugador tiene un gran potencial dentro, que la gente es creativo per se y, simplemente hay que invitarla a que extraiga esa creatividad y organizar el mejor fútbol posible. Evidentemente el que quiera ver a Xavi, a Iniesta, a Silva aquí se equivoca pero si se puede jugar bien en cualquier categoría”, apuntó.

Sobre el proyecto y los objetivos resumió: “Quieren hacer una plantilla competitiva y en ello estamos. Después será la competición la que nos coloque en un sitio u otro aunque nosotros somos ambiciosos por naturaleza y trataremos de estar lo más arriba posible. El reto para mí es estar lo más alto posible y es una posiblidad que dejo abierta porque no sabemos ni nuestro potencial ni el de los rivales. Somos ambiciosos y vamos a intentar que la gente se vaya contenta todos los domingos a casa”. Que así sea.