¡CAMPEONAS DE EUROPA!

Halcón Avenida logró ayer en la lejana ciudad de Ekaterinburg algo impensable a comienzos de temporada: proclamarse campeón de Europa. Y es que una ciudad como la salmantina, que no llega a 200.000 habitantes, fue ayer la gran protagonista deportiva en todos los corrillos.
Isabel de la Calle

Para lograrlo, el club salmantino invirtió calidad, un gran presupuesto y mucha paciencia en una plantilla que será irrepetible. Con un equipo que siempre ha tenido el “yo al servicio del nosotros” como no se cansó de pregonar Lucas Mondelo durante toda la temporada, Salamanca es campeón de Europa. Ahí es nada.

Pero antes de los actos protocolarios de la entrega de trofeos y la celebración posterior, Halcón Avenida cimentó su gran victoria en un excelente trabajo de equipo.

Mondelo dio entrada de inicio en la cancha al mismo cinco que ante Ciudad RosCasares Valencia, con Anke de Mondt como escolta para defender a Prints, como hizo el viernes con Katie Douglas.

Las consignas del técnico de Hospitalet eran claras: que a Sue Bird no le volviera a llegar el balón después de soltarlo en ataque y hacer correr a Taj McWilliams que, por edad, no tiene el mismo físico que la joven plantilla de Halcón Avenida.

Nada más comenzar el encuentro, sin embargo, las salmantinas sufrieron el primer contratiempo, cuando Sancho Lyttle en los primeros diez segundos cometió su primera falta personal.

El encuentro comenzó con los dos equipos muy agarrotados, cometiendo infinitos fallos propios de los nervios de las dos plantillas ante la responsabilidad de lo que estaba en juego. De hecho, Halcón Avenida tardó nada menos que siete minutos en lograr una canasta en juego, de manos de Alba Torrens, que nada más salir a la cancha rusa sumó un espectacular triple.

Halcón Avenida, una vez estrenada la canasta rival, se aprovechó de los horribles porcentajes de tiro de Spartak para lograr su primera renta importante (+8) al sumar un 2-10 en el luminoso. Al final de los primeros diez minutos, Spartak firmó 4/18 en tiros de campo y un 0/4 en tiros libres. Halcón Avenida, sin embargo, aprovechó el 2/3 en triples para terminar el primer cuarto por encima (8-14).

A las charras, sin embargo, les faltaba la aportación ofensiva de sus interiores, que sumaban dos puntos entre las tres (un punto de Anna, otro de Erika y ninguna de Sancho). La caribeña, sin embargo, aunque no estaba anotando, se encargó de crear juego para sus compañeras liberando a las exteriores porque el equipo ruso se cerraba sobre ella.

Y gracias a la paciencia de las charras en sus ataques, el equipo salmantino comenzó a sumar una importante renta en el marcador, que se fue a los 15 puntos en este segundo parcial (13-28).

Sin embargo, un 7-0 en contra de Spartak, que no quiso perderle la cara al encuentro, volvió a poner un 20-28 en el minuto 8.

Como anécdota, para cerrar este cuarto, Mondelo dio entrada en la cancha a Laura Gil para proteger de faltas a Erika y Sancho. La joven jugadora murciana, de 18 años, se las vio bajo el aro con Taj McWilliams, que este año cumplirá los 41. Casi nada.

Con ocho arriba en el marcador (22-30) arrancó el segundo tiempo en el que Spartak quiso sorprender con una zona de inicio, que Halcón Avenida contrarrestó corriendo.

El equipo charro comenzó a meter bolas para su juego interior, mientras las rusas comenzaban a cargar toda la responsabilidad ofensiva sobre su base, Sue Bird. Ante la que está considerada la mejor base del mundo, se erigió de nuevo muy grande, enorme, la figura de Silvia Domínguez, que penetró con su característica rapidez y encontró seguridad en su tiro exterior. Así las cosas, y con un triple de Alba Torrens, Halcón Avenida logró su máxima renta en el encuentro (+20) al firmar un 30-50.

Al arrancar el último y definitivo cuarto, con la estadounidense Sue Bird de nuevo como responsable de las acciones ofensivas rusas, el Spartak encadenó un 13-0 (desde el final del tercer cuarto hasta los primeros minutos del último parcial). Pero la clave final del choque llegó con un 2+1 de Sancho Lyttle, seguido de un tapón de Alba Torrens a Taj McWilliams y una canasta de Marta Xargay que rompió la racha de las rusas, que se habían puesto sólo a 7 (43-50). La defensa de Spartak, como no podía ser de otra forma, era más agresiva y la participación de Taj, en estos minutos, sublime.

Sin embargo, el sueño europeo ya estaba cumplido y no hubo tiempo para más. Sólo para la alegría de Halcón Avenida. De Salamanca. Del baloncesto español.