Camino Natural Vía de la Plata: el campo charro por el antiguo ferrocarril Plasencia - Astorga

(Foto: Chema Díez)

Salamanca disfruta de la naturaleza gracias al tramos que une Carbajosa con Alba de Tormes con el camino Natural Vía de la Plata, por el que hasta los años 80 circuló durante más de un siglo el ferrocarril. Y aún quedan sus vestigios...

El Camino Natural Vía de la Plata se ha convertido en una válvula de escape para unos, en un lugar donde mantener un contacto directo con la naturaleza para otros, o en el sitio ideal para perder esas calorías de más... entre otras muchas cosas.

 

El camino, que une las localidades salmantinas de Carbajosa de la Sagrada y Alba de Tormes, cuenta con una extensión de poco más de 20 kilómetros y con unas características entre las que destacan unas rectas interminables de trayecto, con una pendiente que 'pica' hacia arriba durante los 13 primeros kilómetros, para terminar los 6 o 7 últimos con una bajada más pronunciada para pasar por las localidades de Terradillos y desembocar en Alba de Tormes.

 

¿CUÁL ES LA HISTORIA DE ESTE CAMINO NATURAL?

 

La página web del ministerio de Medio Ambiente recoge, en uno de sus apartados, la explicación de este Camino Natural que discurre por la antigua línea de ferrocarril Plasencia-Astorga, que se eliminó en los años 80 después de un siglo de vida.

 

Para empezar, el primer tramo atraviesa campos de cultivo entre dos cerros con dehesas de varias especies de Quercus en las que pasta el ganado bravo, todo ello perfecto ejemplo del característico paisaje de esta zona de la provincia, el Campo Charro.

 

Un aspecto importamte dentro del camino es el hecho de saber que tan solo hay una fuente durante todo el trayecto, aunque sí existen desvíos para los pueblos que se van dejando atrás, igual que el hecho de extremar la precaución en los cruces con otros caminos ante la posibilidad del tránsito de vehículos o maquinaria del campo.

 

El inicio del camino es el Polígono de Carbajosa de la Sagrada, pasando en primer lugar bajo la carretera SA-20 y después bajo la calle Salamanca, dejando a un lado el cementerio de la localidad. Durante este primer tramo serán varias las oportunidades de acceder al centro de Carbajosa por diferentes desvíos, hasta por fin dejar el núcleo urbano y adentrarse en zonas de cultivo.

 

Este paisaje de cultivos, barbechos y pastos es la tónica general durante un buen tramo, típico de la provincia de Salamanca con cerros que se abren a su paso. De hecho, estos son  parada obligada aprovechando el área de descanso a la derecha de la ruta. Se trata de los Arapiles (el Arapil Chico a la izquierda y el Arapil Grande a la derecha), lugar en que tuvo lugar la Batalla de los Arapiles en plena Guerra de la Independencia.

 

Un cartel informativo en este área de descanso facilita más información al respecto. Desde este punto se puede acceder al Arapil Grande (en cuya cima hay un monumento conmemorativo de la batalla y una panorámica estupenda de las tierras de alrededor), o al pueblo de Arapiles, utilizando para ello la carretera DSA-106, en la que aún pueden verse las vías de tren que la atravesaban, según recoge la web del Ministerio que explica la historia de esta vía.

 

 

Justo tras un nuevo desvío que da acceso a la localidad de Calvarrasa de Arriba, el paisaje a los lados del camino cambia por completo al introducirse en una dehesa de encinas cuyo arbolado se va haciendo más denso conforme avanza. La ruta continúa con numerosas intersecciones de caminos de acceso a fincas, entre las que se puede encontrar una fábrica de ladrillos en desuso, próxima al apeadero de la Maza de Alba, que al estar abandonado sirve para albergar ganado.

 

Aún en pleno encinar, un área de descanso no mucho después permite al caminante observar el paisaje de la Dehesa Charra, ayudado por un panel informativo, para pasar a continuación por otra trinchera de taludes desnudos que dejan ver los curiosos colores de la roca, y atravesar el puente de hormigón que da acceso a la finca de La Maza.

 

Próximo a la vía de acceso al núcleo de Terradillos se encuentra la única fuente presente en el camino natural. El recorrido continúa un rato más entre cultivos hasta poco después del puente sobre la carretera DSA-106, que lleva hacia Alba de Tormes, donde el encinar disperso y las trincheras abrazan de nuevo el camino.

 

(Fotos: Chema Díez)

 

Un semáforo de los que se usaran para controlar el tránsito del tren coincide con el final de esta última trinchera y prácticamente con el final del camino, junto a un área de descanso, un aparcamiento y el panel informativo del tramo del Camino Natural Vía de la Plata que acaba de concluir.

 

Una visita de 20 kilómetros por la naturaleza entre dos localidades de la provincia de Salamanca que invita a la reflexión y al deporte, planes sin duda, que no están nada mal.

 

EL PERFIL

 

(Fuente: Ministerio Medio Ambiente)

Comentarios

uno mas 04/10/2016 18:23 #3
esta obra la la realizado el empresariado con los sobre que no han dado al PP
¡¡¡ VIVA EL VINO ¡¡¡ 03/10/2016 20:53 #2
¿ALGUIEN SE HA PLANTEADO EN HACER UNA VÍA VERDE DESDE MOFRAGÜE HASTA ZAMORA, LA REPERCUSIÓN ECONÓMICA QUE TENDRIA EN LOS PUEBLOS QUE RECORRE ?
sorprendido 02/10/2016 15:37 #1
Pero esta obra, ¿en qué boletín ha salido a contratación? ¿O la han realizado los funcionarios de los ayuntamientos por la noche (ya que por la mañana trabajan y por la tarde descansan)?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: