Cameron promete un "verdadero cambio" en la relación con la UE si es reelegido

Primer ministro británico

El primer ministro británico, David Cameron, ha prometido un "verdadero cambio" en la relación de Reino Unido con la Unión Europea (UE) si es reelegido en las próximas elecciones generales, previstas para 2015

En una entrevista concedida al diario británico 'The Sunday Telegraph' y que se publica este domingo, Cameron garantiza que el Partido Conservador ofrecerá un "verdadero cambio" y una "legítima elección" en los próximos comicios.

 

"No estamos contentos con la forma en la que funciona en este momento la relación (con la UE) y por eso queremos un cambio", subraya Cameron, que ya se ha comprometido a celebrar un referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión.

 

A su juicio, Reino Unido tiene un papel como una nación comerciante pero existe "una oportunidad para nosotros de insistir en nuestros propios cambios" en el seno de la UE.

 

Coyuntura actual

 

Cameron ratifica que no hay vuelta atrás en las políticas de austeridad promulgadas por su Gobierno para reducir el déficit, que lastró el año pasado a la economía británica hacia la recesión y que amenaza con volver a hacerlo en 2013.

 

Su desprestigio, tanto dentro como fuera del Partido Conservador, le ha granjeado nuevos competidores de cara a la cita con las urnas de 2015, entre ellos el alcalde de Londres, Boris Johnson.

 

Frente a estas especulaciones, Cameron asegura que se presentará a las próximas elecciones y, en caso de ser reelegido, completará su mandato hasta 2020, a pesar de las presiones de algunos 'tories' para que no lo hiciera y cediera el testigo a Johnson.

 

A sus detractores, el primer ministro les conmina a que "paren de quejarse" y reconozcan el calado de las reformas que está llevando a cabo su Ejecutivo.

 

"Esta es una enorme agenda de reformas y esto nos va a mantener lo suficientemente ocupados", apunta, en alusión a un programa de reformas impulsado por la coalición de Gobierno con los liberaldemócratas del viceprimer ministro, Nick Clegg, que afectan a las pensiones, al sistema sanitario, al transporte y a las ayudas económicas a las familias, como la supresión del cheque bebé, ya implementada.

 

La situación política en Reino Unido atisba dos años duros al Gobierno de Cameron. El Partido Laborista se consolida su liderazgo en los sondeos, a la par que el ultraderechista Partido Independiente de Reino Unido (UKIP) gana terreno y el Partido Liberaldemócrata se hunde, menoscabando la estabilidad del Gobierno de coalición.