Cambios en la LOMCE: tres años de implantación y la Selectividad, hasta 2018

El ministro de Educación, José Ignacio Wert.

El PP no pide que religión sea obligatoria en Bachillerato y escucha a las comunidades, que habían pedido un calendario más amplio para poner en funcionamiento la ley Wert: ahora tendrán hasta el curso 2016-2017.

El trámite parlamentario de la nueva ley educativa ha empezado a limar algunos de sus aspectos más criticados. En su paso por el Senado, el PP ha presentado una serie de 25 modificaciones sobre el texto original aprobado el pasado día 10 de octubre, retoques que podrán salir adelante de manera definitiva con el respaldo del partido en el Gobierno. Lo fundamental es el cambio en el plazo para implantar la ley. Incialmente, se había hablado de dos cursos, 2014-15 y 2015-16, pero ahora tendrán uno más, hasta 2016-17 para ponerla en marcha en todos los niveles educativos. Eso sí, muchas de las voces críticas pedían cinco años de implantación, como en la LOE.

 

Este cambio viene a satisfacer las reclamaciones de muchas comunidades autónomas, que habían pedido más tiempo para cumplir con el calendario previsto, muy ajustado en su definición original (dos cursos); ahora habrá que ver si se escuchan también las peticiones de más financiación que, entre otros, ha pedido el consejero de Educación de Castilla y León. El Estado calcula que la aplicación tendrá un coste de 408 millones para el Estado y otros 927 para las autonomías; en Castilla y León, la Junta calcula que necesitaría entre 53 y 63 millones de euros para aplicar todos los cambios.

 

Precisamente la ampliación del calendario de implantación de la LOMCE acarrea los otros cambios que ahora propone el PP. De entrada, la eliminación de la Selectividad se posterga hasta 2018, y los alumnos que quieran acceder a la educación universitaria en 2016-17 todavía tendrán que hacerla. Y de igual modo, los alumnos de ESO no tendrán que someterse a la primera reválida, la prueba de nivel recuperada después de décadas, hasta 2017, aunque no tendrá efectos académicos. Tampoco llegará la prueba de nivel a Bachillerato y FP de grado superior hasta

 

En cuanto a la nueva Formación Profesional Básica, que sustituye a los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), el PP plantea que estos ciclos de dos años de duración obligatorios sean implantados en los centros que determinen las comunidades autónomas, un aspecto que no concreta el proyecto de la LOMCE, informa Europa Press.

 

RELIGIÓN, NO OBLIGATORIA

Aunque llevaba días negociando con la Conferencia Episcopal, el grupo parlamentario del PP no ha incluído entre sus enmiendas una que convierta en obligatoria la asignatura de religión en Bachillerato. Se había especulado con esta posibilidad y la propia conferencia así lo había solicitado, pero finalmente no parece contar con el beneplácito del PP, al menos, de momento.

 

Los 'populares' han registrado también tres propuestas destinadas a la formación de la población adulta, como ofrecer la educación a distancia a personas que trabajan o tienen situaciones de responsabilidad personal por cuidado de familiares enfermos, entre otras circunstancias; o establecer currículos específicos, así como asignaturas y evaluaciones con un diseño especial para la obtención de los títulos de ESO y Bachillerato.

 

El PP ha incorporado al proyecto la disposición adicional cuadragésima tercera, que establece que el Gobierno podrá regular y gestionar, dentro del ámbito del deporte de alto nivel y la regulación del deporte federado estatal, centros de titularidad estatal que impartan las enseñanzas deportivas de grado superior a distancia en todo el territorio nacional.

Noticias relacionadas