¿Cambio político o sólo cambia el dueño del chándal?