Cambio de imagen de un CB Valladolid que planta cara al Real Madrid

El equipo vallisoletano inicia la segunda vuelta con buenas sensaciones, aguantando tres cuartos a un Real Madrid de otra dimensión que guardó fuerzas y jugadores para su cita con la Copa del Rey (83-105).

El griego Haritopoulos había pronosticado esta semana un cambio de imagen del Club Baloncesto Valladolid para la segunda vuelta. Otros jugadores apuntan a que en esta fase de la Liga, el equipo puede ganar 6 o 7 partidos. Está por ver, aunque la visita del Real Madrid de los récords ha dejado un poso de buenas sensaciones; algo así como si los jugadores se quisieran dar una segunda oportunidad y saldar ciertas deudas con su sufrida afición.

 

El resultado es lo de menos. En realidad, nunca hubo opciones de ganar aunque en los anales de este encuentro figure el parcial del segundo cuarto favorable al cuadro vallisoletano (25-24). Es más, en el tercero, Jason Rowe tuvo la osadía de buscar un triple que hubiera puesto al CB Valladolid por delante cuando el marcador señalaba un asombroso 62-63. Fueron momentos de sueño eufórico y pasajero que enseguida el Madrid aplacó cuando enchufó una marcha más al partido mientras miraba de reojo a la resaca de la Euroliga y pensaba en la inminente cita copera de Málaga.

 

Mirotic y Carroll se quedaron en el garaje, pero el arsenal blanco es tan bueno y tan amplio que proponerse ganar era una utopía. Pero al menos, el partido sirvió para que el público se marchase con una sonrisa después de entonar durante varias fases eso de "así, así, así Pucela así".

 

Abramos, por tanto, una puerta a la esperanza de poder reconducir una temporada deportiva para el olvido. Mientras el club trabaja en los despachos por añadir recursos economicos que parece, llegarán en breve, la planificación deportiva tiene dos vertientes abiertas: intentar recomponer esta campaña para sumar todos los triunfos posibles que permitan soñar con la permanencia de alguna manera o, en su caso, programar una nueva etapa en la que Ricard Casas, mucho más entrenador de club de lo que aparentaa, está ya metido de lleno.

 

El CB Valladolid quiere atar a Iván Martínez, Cvetinovic y alguno más, aunque el presente también obliga a pensar que podamos estar a tiempo de que el lavado de cara sea todavía más profundo con algún retoque que potencie el puesto de pívot e incluso posiciones exteriores. 

 

El parón de la Liga dará margen a recuperar el tiempo que este equipo nunca ha tenido porque el regreso será en clave de final con la visita del Estudiantes. Y, para entonces, ya no habrá margen de error.