Cámaras de Comercio españolas y francesas se reúnen en París

Manuel Teruel y su homólogo francés unen sus fuerzas para luchar en Europa por políticas de internacionalización y de crecimiento en formación y empleo de jóvenes.

El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, Manuel Teruel, se ha reunido hoy, en París, con el presidente de las Cámaras de Comercio e Industria  francesas, André Marcon. En la reunión, ambos presidentes han acordado unir sus fuerzas y luchar en Europa, a través de Eurocámaras, por la puesta en marcha de políticas de apoyo a la internacionalización y de crecimiento en formación y empleo de jóvenes.

 

Así mismo, durante el encuentro han analizado el estado actual de la futura Ley española de Cámaras de Comercio, la reforma de las Cámaras francesas de 2010 y el Pacto de Confianza, suscrito recientemente entre el Estado francés y las Cámaras de Comercio galas.

 

Marcon ha explicado que el sistema de Cámaras en Francia es el resultado de una reformada llevada a cabo en 2010 por el Gobierno de Sarzoky, que las continúa reconociendo como corporaciones de derecho público, tuteladas por el Estado, cuentan con recursos públicos y se consideran “cuerpos intermedios del Estado”.  La adscripción de las empresas a las Cámaras es obligatoria y se produce de forma automática. La reforma cameral francesa se basó en tres objetivos: consolidar la red para responder de forma eficiente a las necesidades empresariales; reducir las cuotas empresariales y adaptar el sistema electoral.

 

En cuanto a la financiación, aunque la reforma redujo las cuotas ligadas a las empresas, las Cámaras francesas continúan financiándose por medio de cuotas empresariales de naturaleza fiscal, basadas en dos impuestos: una participación en las cuotas del IVA que pagan las empresas, con una cifra superior a 500.000 euros anuales y sobre el Impuesto sobre Bienes Inmuebles que pagan las empresas.

 

Adicionalmente, las Cámaras francesas cuentan con otras fuentes de ingresos como las derivadas por venta de productos y servicios, ingresos propios o subvenciones. De este modo, en el año 2010, el presupuesto de las Cámaras francesas ascendió a 3.900 millones de euros. De esta cifra, el 31% provienen de las cuotas camerales, el 13% de subvenciones públicas, el 43% por prestación de servicios y productos y el restante 13% de otros ingresos.

 

En cuanto a las funciones que ejercen las Cámaras francesas, destacan la gestión de infraestructuras (91 aeropuertos, 33 puertos interiores y 60 puertos marítimos, etc.), gestión de centros de tramitación administrativa para las empresas (780.000 trámites administrativos gestionados directamente por las Cámaras), apoyo a la creación y transmisión de empresas, formación y capacitación profesional y apoyo a la internacionalización.

 

Actualmente, existen en Francia 27 Cámaras de Comercio regionales, 129 cámaras territoriales y departamentales. A nivel nacional, la referencia es la Cámara de Comercio e Industria de Francia.

 

Por su parte, Teruel ha transmitido al presidente de las Cámaras galas la necesidad de que en España se apruebe una nueva Ley, que garantice el futuro de estas instituciones. Así mismo, el presidente del Consejo Superior de Cámaras, ha esbozado los aspectos positivos del Anteproyecto, que en su “Exposición de Motivos” las reconoce como instituciones básicas para el desarrollo económico y empresarial de España y consagra su finalidad de representación, promoción y defensa de los intereses generales del comercio, la industria y la navegación.

 

Manuel Teruel ha informado que el Anteproyecto mantiene la naturaleza de corporaciones de Derecho Público, la adscripción a las Cámaras de todas las empresas y las dota de nuevas funciones de carácter público-administrativo. También define el Plan Cameral de Internacionalización, el Plan de Competitividad y la Formación Dual Profesional, como los grandes ejes de actuación de las Cámaras, que serán coordinados por la Cámara de Comercio de España, nueva denominación del actual Consejo Superior.

 

Ahora bien, el presidente del Consejo ha resaltado algunas cuestiones que espera que con la tramitación parlamentaria puedan ser mejoradas. Así, se ha referido a la financiación, ya que queda muy difusa en el texto normativo la posibilidad de una financiación pública que garantice la prestación de las funciones públicas; el ámbito territorial, ya que el Anteproyecto no fija un ámbito mínimo para la existencia de Cámaras y, por último, la propia gobernanza de las instituciones camerales, es decir la composición de los Plenos camerales.

 

Por último, el máximo representante de las Cámaras francesas se ha interesado muy en particular, por el Plan Cameral de Competitividad, que contempla el Anteproyecto de Ley español, ya que se asemeja al Pacto de Confianza, recientemente firmado entre las Cámaras francesas y el Gobierno francés. Este plan es considerado estratégico para las políticas de competitividad y emprendimiento en Francia e incluye los siguientes compromisos:

- Apoyo a los emprendedores y compradores de empresas

-Simplificación administrativa

-Formación y competencias en beneficio de las empresas, así como integración de los jóvenes 

-Internacionalización

-Apoyo a los líderes empresariales para adaptarse a los cambios económicos

-Representar la diversidad de tejido empresarial y contribuir al fomento y desarrollo de los territorios, en asociación con las autoridades locales.

-Funcionamiento en red