Cámara y Confaes solicitan al Gobierno que amplíe las medidas sobre los desahucios a empresarios y autónomos

Según ambas organizaciones debe extenderse la medida a estos profesionales, porque también "hay muchos en situación de exclusión social tras el cierre de su negocio debido a la asfixia financiera"
La Cámara de Comercio e Industria de Salamanca y la Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos, CONFAES, ante la inminente aprobación del Real Decreto sobre diversas medidas que evitarán los desahucios, solicitan a Gobierno y oposición, que incluyan propuestas de protección para los empresarios y autónomos, quienes sufren también la crisis económica y no pueden hacer frente a las deudas contraídas debido a la situación económica y a la ausencia de financiación.  

En este sentido, para ambas organizaciones es necesario contemplar la protección de los empresarios y autónomos en esta situación, ampliando el  periodo de moratoria de dos años en la aplicación de las ejecuciones hipotecarias, principal causa de los desahucios, a los locales abiertos dedicados a la actividad empresarial. La declaración de algunos bienes como inembargables facilitaría así la reactivación de la economía y el mantenimiento del empleo.
  De igual modo, solicitan a las entidades financieras que paralicen las ejecuciones hipotecarias hasta que se pongan en marcha las medidas aprobadas por el Gobierno.  

El Presidente de la Cámara de Comercio y Confaes, Juan Antonio Martín Mesonero, ha destacado que “muchos de nuestros empresarios han aportado su patrimonio personal para mantener a sus empresas y a sus empleados, avalando con él su actividad empresarial y ahora se enfrentan a la ruina, lo pierden todo; les embargan sus locales y luego su vivienda, dejándoles en la calle sin ninguna prestación por desempleo”.  

Martín Mesonero ha señalado además “la necesidad de implementar medidas que ayuden a la supervivencia de las empresas, especialmente de las pymes y autónomos que son quienes constituyen el tejido empresarial y faciliten la creación de empresas. Solo de esta forma se puede dar la vuelta a un censo empresarial en retroceso. Desaparecen muchas más empresas de las que se logran crear, en muchos casos por la asfixia financiera”. Así, ha resaltado, que el sistema actual penaliza al emprendedor, lo rechaza a nivel social cuando fracasa, cuando debe ser al contrario, porque en su intento por poner en marcha su negocio, siempre genera riqueza para la sociedad.
 

El acceso a la financiación sigue siendo uno de los problemas de nuestras empresas, tal y como recoge la última encuesta de Encuesta de Acceso de las Pymes a la Financiación Ajena de las Cámaras de Comercio, que concluye que al 25,5% de las pymes que ha solicitado un crédito se les ha denegado el préstamo. El  principal motivo alegado es la falta de garantías suficientes para su devolución. 

Asimismo, se resalta que el 55% de las pymes ha tenido  problemas a la hora de cobrar sus facturas pendientes con la Administración. Los problemas principales para hacer efectivo el cobro se han presentado con la Administración local (29,5%), en segundo lugar con la autonómica (23,1%) y en último lugar con la Administración central (3,8).