Caldera presenta una iniciativa para revocar la congelación del Salario Mínimo decretado por el PP

El diputado socialista insta al Ejecutivo de Rajoy a incrementar este año un 1% el Salario Mínimo Interprofesional

El diputado socialista, Jesús Caldera, ha presentado ante la Mesa del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley sobre incremento del Salario Mínimo Interprofesional para 2012. En el escrito, califica la congelación del SMI por parte del actual Gobierno como una decisión discutible social y económicamente.

El socialista contrapone la congelación decidida por el Ejecutivo, que es al que le corresponde determinar anualmente el SMI, según la Constitución y el Estatuto de los Trabajadores, con el acuerdo alcanzado entre los agentes sociales para la negociación colectiva entre los años 2012-2014. En él, los trabajadores acogidos a convenios colectivos dispondrán, pese a la extraordinaria moderación salarial, de una modesta subida del 0,5%, algo que no ocurrirá para quienes perciben el Salario Mínimo Interprofesional.

Caldera reconoce que la coyuntura actual es muy difícil pero no debe recaer sobre los más humildes un esfuerzo especial o superior en los costes del ajuste. Por tanto, la iniciativa de los socialistas insta al Gobierno a incrementar para este año el SMI en la cuantía del 1% además de aplicar su revisión semestral, en el caso de que no se cumplan las previsiones del índice de precios.

El diputado del PSOE rechaza la decisión del Gobierno de congelar el SMI porque no se corresponde con elementales criterios de justicia social y reclama garantizar que los salarios, incluso los mínimos, se encuentren por encima de los mínimos garantizados de protección social.

Jesús Caldera recuerda que, gracias al Real Decreto-Ley 3/2004, de 25 de junio, se mantuvo vinculado el SMI a las bases mínimas de cotización de la Seguridad Social y su acceso a determinadas prestaciones sociales. Tampoco olvida las subidas por encima de la inflación real, que favorecieron que el Salario Mínimo Interprofesional pasase de los 460 euros en 2004 a los 600 en el año 2008. Subraya además que, entre 2004 y 2008, se produjo el mayor incremento del salario mínimo nunca conocido en España y, simultáneamente, se dio el periodo de mayor creación de empleo, con 2.801.900 nuevos puestos de trabajo, datos que desmontan los argumentos de los que se oponen al SMI y lo tildan de ser un freno para el crecimiento económico.