Caída en picado de las prestaciones del paro: 2.500 salmantinos la han perdido en lo que va de año

El número de prestaciones por desempleo ha caído de manera alarmante en los últimos meses y son 2.500 menos que a comienzos de año. Las prestaciones contributivas, las de mayor cuantía, se han reducido un 40% en los últimos cuatro años y los subsidios no lo compensan.

El empleo está empezando a dar sus primeros indicios de mejoría, aunque Salamanca todavía tiene en datos globales más parados que hace cuatro años. Sin embargo, hay algo que ha cambiado de manera radical: el acceso a las prestaciones por desempleo. Su número se ha reducido de manera importante y vinculado al cambio en el modelo de contratación, con empleos más precarios que generan menos derechos cuando un trabajador se va al paro.

 

Esto ha reducido de manera notable el número de prestaciones vigentes, especialmente, entre las contributivas. A día de hoy, el Ecyl reconoce en Salamanca 12.608 prestaciones por desempleo en todas las modalidades. La cifra ha ido cayendo en picado en los últimos meses y, de hecho, está muy por debajo de su nivel de comienzo de año. En enero eran 14.985, casi 2.500 más. Su reducción ha sido paulatina y gradual en los últimos cuatro años. En octubre de 2014 eran 14.406 y, hace cuatro años, en octubre de 2011, llegaban a las 16.342 prestaciones. Es decir, casi 4.000 menos, que son 4.000 parados que dejan de percibir.

 

La prestación que más ha notado el bajón ha sido la contributiva. Esta es la de mayor cuantía, pero también precisa de mayores cotizaciones y duración del empleo para poder percibirla. Según los datos del Ministerio de Empleo, a día de hoy son 4.807 las prestaciones contributivas; hace solo un año eran 6.288, y en octubre de 2011 ascendían a 8.228 en total.

 

Su número se ha reducido por culpa del tipo de empleo habitual en los últimos años, más precario, de menor duración y con jornadas parciales, lo que complica generar derechos suficientes. Pero es que tampoco se ha visto suplida por las otras prestaciones vinculadas al empleo. Tanto la renta de inserción como el subsidio se mantienen en las cifras de hace cuatro años, en torno a las 1.600 y 6.000 prestaciones, respectivamente, por debajo en todo caso de sus cifras de hace años.

 

Y la reducción de prestaciones contributivas tampoco está suplida por un mayor número de perstaciones del programa de activación de empleo, el subsidio que se otorga al que ha agotado todas sus otras prestaciones a las que tenía derecho y cumple algunos requisitos, como tener familia a cargo o carecer de rentas declaradas por el 75% del salario mínimo. Actualmente solo 280 salmantinos la tienen reconocida.