Cae una banda de venta de droga, asalto de viviendas y prostitución

‘Operación Dientes de oro’. La Policía Nacional ha detenido a 19 miembros de la red, integrada por varias ramas.
AGENCIAS

La Policía Nacional ha desarticulado en Don Benito (Badajoz) a una banda de delincuentes que se dedicaba al robo en viviendas y vehículos, al tráfico de drogas y a la prostitución. Los delincuentes estaban perfectamente jerarquizados, y controlaban locales de alterne donde las prostitutas, generalmente de nacionalidad rumana, vendían la droga a sus clientes.

La “amplia y dificultosa” investigación comenzó a finales de octubre de 2010, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia en Don Benito de un grupo organizado dedicado a cometer robos en viviendas y vehículos, y que después vendían los objetos robados.

Cometían además delitos relativos a la prostitución y a la venta a pequeña escala de sustancias estupefacientes a clientes de clubs de alterne de esa localidad. Este primer grupo de detenidos estaba compuesto por diez personas.

Otras seis personas también detenidas están acusadas de delitos relativos a la prostitución y contra los derechos de los trabajadores, y otras tres más por infracción a la ley de extranjería.

Una de esas tramas se dedicaba a la distribución de sustancias estupefacientes en diversos clubes de alterne de la ciudad, y estaba liderada por un individuo de nacionalidad rumana asistido por un ciudadano natural de Cuba.

Estos dos hombres se encargaban de suministrar droga a clientes de la localidad y alrededores. Para traficar, utilizaban a varias prostitutas de nacionalidad rumana empleadas en algunos clubes de la zona, quienes ofrecían el estupefaciente a los clientes que se lo demandaban.

La segunda sección, liderada por el mismo ‘jefe’ que la anterior, se dedicaba a cometer robos con fuerza en el interior de viviendas, fábricas y tiendas de polígonos industriales. También robaban en el interior de vehículos. Este segundo grupo se dividía entre quienes se encargaban de los robos y los responsables de ocultar los objetos sustraídos. La tercera y última rama estaba compuesta por mujeres que vendían los objetos sustraídos en diversos mercadillos de esta provincia y en otras. Los agentes comenzaron las detenciones el 14 de enero. Ese día, y tras recoger todos los indicios y pruebas necesarios, entraron y registraron dos domicilios en San Benito y detuvieron a diez miembros de la organización, que eran los que se dedicaban a la venta de sustancias estupefacientes, delitos contra la propiedad y receptación.

Al día siguiente, se realizaron nuevas actuaciones en cuatro clubes de alterne de los alrededores de la localidad, donde fueron arrestadas seis personas más por delitos relativos a la prostitución y contra los derechos de los trabajadores. También se detuvo a otras tres personas por infracción a la ley de extranjería. En los registros los agentes intervenieron relojes, materiales de construcción, sustancias estupefacientes, un arma de fuego, oro y numerosos objetos robados.