Cae un 27% la tuberculosis bovina y un 35% la brucelosis en el ovino

La provincia, en cabeza. Los mejores datos epidemiológicos para el vacuno son los de Salamanca, con una caída de la prevalencia del 32%, y en el Aujeszky cuenta con los únicos casos positivos, tres, a la baja
ICAL / CH. DÍEZ

Durante el año 2009 la presencia de la tuberculosis bovina cayó un 27%, respecto al mismo periodo de 2008, mientras que la de brucelosis ovina-caprina también descendió un 35%, según los datos facilitados por la Consejería de Agricultura y Ganadería. Castilla y León se convirtió en 2009 en la primera comunidad autónoma donde es obligatorio el control de salmonelosis porcina en explotaciones, una de las principales zoonosis de transmisión alimentaria.

En concreto, el descenso de tuberculosis bovina fue constante en todas las provincias, computándose un 27% menos. En cifras absolutas, el número de explotaciones positivas disminuyó en 175. En el caso de la brucelosis bovina se están alcanzando niveles de erradicación en prácticamente todas las provincias, mientras que la prevalencia de brucelosis ovina-caprina sufrió una caída del 35% con respecto al año 2008.

Según señala en un comunicado la Junta, el índice de prevalencia de la tuberculosis bovina se sitúa en el 1,3%. Los mejores datos epidemiológicos son los de Salamanca, con una caída de prevalencia del 32%, Segovia con un descenso del 49% y Valladolid, donde la reducción alcanzó el 66%.

Respecto a la brucelosis ovina, los datos correspondientes a 2009 confirman que se está llegando a niveles de erradicación en todas las provincias excepto en Segovia. Para ello, en la provincia segoviana se ha iniciado un programa especial a través de la declaración de Zona de Especial Incidencia, en las Unidades Veterinarias de Segovia y Villacastín. Este programa comprende una serie de medidas entre las que destacan la vacunación antibrucelar de los animales de la especie bovina y la intensificación de los controles de movimiento.

En cuanto a la brucelosis ovino-caprino, Castilla y León se sitúa con baja prevalencia, donde se pretende llegar en 2011 a menos de un uno por ciento de explotaciones positivas, y en este momento se está en un 0,32 por ciento, con 35 explotaciones positivas en toda Castilla y León.

Casos de lengua azul
En cuanto a lengua azul, para erradicar y prevenir posibles casos, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha continuado con la campaña de vacunación. En ovino se ha inmunizado la totalidad de los efectivos, casi 3.600.000 cabezas. En bovino, por su parte, se han vacunado todos los animales nacidos en 2009, 808.000 y revacunado 410.000 cabezas ya vacunadas en otoño-invierno 2008-2009. Hay que recordar que los ganaderos de ovino de la provincia de Salamanca tuvieron muchas bajas a raíz de la vacunación y la gran mayoría no ha recibido indemnización alguna porque los análisis no han demostrado la incidencia de la vacuna en las muertes de animales.

Asimismo, en cuanto a la enfermedad de Aujeszky, en 2010 continúan los buenos resultados constatados a final de 2009. De más de 4.900 explotaciones chequeadas solamente existen tres positivas, todas en la provincia de Salamanca, pero la prevalencia ha disminuido mucho en los últimos años y ya no es un problema para los profesionales salmantinos. Hay seis provincias declaradas indemnes de la enfermedad, estando prevista la misma declaración para Segovia y Soria en 2010 y Salamanca en 2011.

Además Castilla y León se ha convertido este año en la primera comunidad autónoma donde es obligatorio el control de salmonelosis porcina en explotaciones. Durante este año se han iniciado actuaciones en todos los mataderos de ganado porcino de la región realizando el seguimiento de la situación en explotación y complementándolo con chequeos serológicos que ofrecieron un amplio conocimiento de la situación en el sector. De este estudio destaca que existe una prevalencia de salmonelas zoonósicas del 9,8 por ciento.