Cae en Burgos la banda que hizo estragos en Valladolid robando 65 chalés

Parte del botín de la banda, incautado por la Policía. TRIBUNA

El subdelegado del Gobierno en Valladolid, Antonio Martínez Bermejo, asegura que han robado en Salamanca, Valladolid, Burgos y Santander.

Fin a la banda de asaltantes que se encargó de robar hasta 65 casas en la provincia de Valladolid, conocida como la 'banda del minuto'. La subdelegación del Gobierno de la provincia ha confirmado que los presuntos ladrones han sido detenidos en Burgos, uno de los múltiples lugares donde actuaban.

 

"Han robado en Valladolid, Salamanca, Santander y Burgos, donde han sido detenidos", confirmaba el subdelegado, Antonio Martínez Bermejo, a Tribuna. "Se movían entre varios lugares para evitar ser detectados", ha explicado.

 

BANDA ESPECIALIZADA

 

Fueron los agentes de la Policía Nacional los que detuvieron a los miembros, un grupo itinerante especializado en el robo de viviendas unifamiliares durante la noche. Hasta el momento se les imputan más de 70 robos cometidos en distintas localidades de las comunidades de Castilla y León y Cantabria. Los tres miembros de la banda fueron arrestados a primera hora de la mañana de este miércoles, 7 de mayo, cuando regresaban de cometer sus últimos asaltos en la provincia de Santander. En los dos registros practicados se han recuperado numerosos efectos procedentes de sus robos, como joyas, relojes, tablets, smartphones y otros objetos electrónicos, además de un kit de herramientas utilizadas para la comisión de sus delitos.

 

Los agentes llevaban meses investigando la actuación de un grupo itinerante especializado en el robo de viviendas unifamiliares en urbanizaciones y zonas residenciales de Castilla y León, -principalmente en Valladolid y Salamanca-, y en Cantabria –concretamente en Santander-. Los asaltantes entraban en los chalés durante la noche, forzando las ventanas o los accesos ubicados en la zona trasera del jardín o patio de las casas, y se apoderaban en apenas un minuto de todos los efectos de valor que estuvieran a la vista y pudieran llevarse fácilmente. Los detenidos no accedían a plantas superiores, tan sólo actuaban en la planta baja y evitaban realizar búsquedas de efectos que les llevase emplear más tiempo del previsto.

 

Hasta el momento se les imputan más de 70 robos, realizando en algunas ocasiones cerca de una veintena de asaltos en una misma noche.

 

Los miembros de la banda preparaban sus acciones con labores de información y vigilancia previas para elegir las zonas residenciales más apropiadas para cometer sus delitos, optando por urbanizaciones o chalés próximos a autovías o carreteras importantes que les garantizaran una huida rápida y segura.

 

Las informaciones aportadas por algunos establecimientos de compra venta de la localidad de Burgos ayudaron a los investigadores a identificar a los autores de estos robos. Según la denuncia de uno de los responsables de una tienda burgalesa, varias personas le habían entregado unas tablets que posteriormente se constató que procedían de robos realizados en Valladolid.

 

Con todos los datos obtenidos por los investigadores, los agentes establecieron un dispositivo que les condujo a la detención de los tres miembros de la banda a primera hora de este miércoles, justo cuando regresaban de cometer sus últimos asaltos en la provincia de Santander. Los detenidos son dos hombres, de 30 y 23 años, y una mujer de 27 años, todos ellos de nacionalidad rumana y residencia en Brugos.

 

Los agentes procedieron al registro de dos domicilios en Burgos donde fueron recuperados smartphones, tablets y otros aparatos electrónicos, además de joyas, relojes y varias herramientas utilizadas para la comisión de sus robos. También han sido encontrados varios prospectos de sustancias farmacológicas para animales, con efectos tranquilizantes y adormecedores, por lo que no se descarta que en alguna ocasión las hubieran utilizado para evitar ser detectados por los moradores de las viviendas.

 

La “Banda del minuto” intentaba deshacerse de su botín en las primeras 24 horas, vendiéndolas en locales de compra venta a través de otras personas -ocasiones desconocedoras de su procedencia- o remitiéndolas a su país de origen Rumanía.

 

La operación ha sido realizada por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría de Burgos y efectivos de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Valladolid.