Cae el número tres de los narcos de la ‘operación Tritón’, huido desde julio

Ciudad Rodrigo. El detenido, R. C. C., de 27 años, se refugió en las casas de algunos familiares. Desarticulada. La organización queda así descabezada
M. S. B.

La Guardia Civil detuvo ayer en Ciudad Rodrigo al considerado ‘número tres’ de una organización criminal dedicada al narcotráfico que introducía importantes cantidades de droga en la provincia de Salamanca. El detenido, responde a las iniciales R. C. C. tiene 27 años de edad y se encontraba huído desde el pasado mes de julio, cuando se inició la primera fase de la explotación de la operación Tritón. En la misma, tras realizar varios registros domiciliarios en la ciudad, se incautaron siete kilogramos de cocaína, 600 gramos de heroína, diversas sustancias utilizadas para el corte de la droga y dos armas de fuego cortas, con su correspondiente munición. En aquel momento, los agentes de la Benemérita detuvieron a siete personas pertenecientes a la citada organización.

En una segunda fase de esta operación, desarrollada el pasado 1 de diciembre de 2010, fueron detenidos D. S. C., de 40 años, y su hijo D. S. M., de 22 años, en Dos Hermanas (Sevilla), considerados el ‘número uno’ y el ‘número dos’ de dicha organización criminal quienes, igualmente, permanecían huidos desde el pasado mes de julio. Esta operación se ha desarrollado bajo la dirección del Juzgado de Instrucción nº 1 de Salamanca, cuyo titular decretó el pasado mes de septiembre una orden para la búsqueda y detención de R. C. C. Igualmente, el ahora detenido había sido declarado en rebeldía el pasado día 31 de enero del año en curso por la Audiencia Provincial de Salamanca, como consecuencia de otra operación desarrollada durante el primer semestre del año 2008 por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca y en la que ya resultaron detenidos D. S. C., D. S. M. y R. C. C.

Durante estos meses las investigaciones realizadas por la Guardia Civil llevaron a localizar a R. C. C. y sus familiares directos en la zona del Arrabal de Ciudad Rodrigo, donde se había ocultado intentando eludir la acción de la justicia. Con esta última detención se da por desarticulada la organización.